La lucha de clases, el movimiento obrero y sindical, y el papel de los partidos comunistas

  • 6/03/19 18:32

"La clase obrera es revolucionaria o no es nada" Karl Marx1
"No se trata de lo que este o aquel proletario, o incluso todo el proletariado, en este momento considera como su objetivo. Se trata de lo que es el proletariado y de lo que, de acuerdo con este ser, históricamente se verá obligado a hacer." Karl Marx2

En sus Instrucciones para delegados al Congreso de Ginebra de septiembre de 1866 Karl Marx escribió: "El capital es una fuerza social concentrada, mientras que el obrero no dispone más que de su fuerza de trabajo. Por consiguiente, el contrato entre capital y el trabajo jamás puede concertarse sobre bases equitativas, equitativas incluso desde el punto de vista de la sociedad en que la propiedad sobre los medios materiales de existencia y de trabajo en un lado, y las energías productivas vitales, del lado opuesto. La única fuerza social de los obreros está en su número."

El conflicto entre el capital y el trabajo

El poder económico y político de la clase capitalista y sus ideas hegemónicas concomitantes en una sociedad que refleja sus preocupaciones e intereses reproduce su poder social y perpetúa relaciones de poder desiguales y explotadoras. Como dejó claro el Manifiesto del Comunista: "El poder político, debidamente llamado, es simplemente el poder organizado de una clase para oprimir a otra." La última crisis capitalista puso de manifiesto la contradicción fundamental entre el carácter social de la producción y la propiedad capitalista de los medios de producción y la apropiación de sus resultados. Los ricos se hacen más ricos, los pobres más pobres. La "recuperación", muy elogiada por los gobiernos burgueses, no ha sido disfrutada por la clase obrera. En la fase de "recuperación" no ha habido ninguna mejora en las condiciones de los trabajadores, en cambio los trabajadores han sido testigos del estancamiento y la disminución de su posición. Las pérdidas infligidas a los trabajadores en el apogeo de la crisis no se han revertido y el inevitable legado de desigualdad del capitalismo permanece. Los trabajadores siguen enfrentándose al recorte de los servicios estatales y públicos. Los trabajadores de todo el mundo se enfrentan al aumento del desempleo, el trabajo precario, la disminución drástica de los ingresos reales, el aumento de los precios de los alimentos y los aspectos esenciales de la vida, la disminución del gasto en salud, educación, vivienda, bienestar y edad de jubilación elevada, ataques a las pensiones, aumento de los niveles de pobreza, falta de vivienda, hambre y al asunto de la emigración. Actualmente, en condiciones de recuperación de la economía capitalista, los partidos comunistas y obreros deben seguir revelando la realidad de la naturaleza explotadora del sistema agudizando el conflicto con las fuerzas burguesas y oportunistas que siembran ilusiones a la clase obrera.

En el contexto de la hegemonía burguesa, todas las instituciones del Estado colaboran para ocultar la naturaleza depredadora de la dominación de la clase y para idear mecanismos para impedir y frustrar la lucha de clases. El Partido de los Trabajadores de Irlanda, como partido marxista-leninista comprometido con la transformación revolucionaria de la sociedad, reconoce que el capitalismo es intrínseca e irremediablemente defectuoso, y no se puede reformar. Por su propia naturaleza es explotador y opresivo. La emancipación humana y el progreso social sólo pueden lograrse mediante la abolición del capitalismo y la construcción de una sociedad socialista, en la que el poder esté firmemente en manos de la clase trabajadora. Las relaciones de producción socialistas, comunistas y capitalistas no pueden coexistir, una al lado de la otra. Se requiere el fin del propio sistema capitalista y la abolición del estado burgués. Los antagonismos de clase no pueden eliminarse bajo el capitalismo. El capitalismo no se puede humanizar. El capitalismo no puede asimilar el cambio revolucionario. Es necesaria una ruptura con el capitalismo. La clase dominante, la clase capitalista, nunca entregará voluntariamente su poder sin verse obligada a hacerlo. El arma en las manos de la clase obrera es el poder de la lucha de clases.

La tarea de la revolución socialista es difícil y compleja. Una cuestión central de una estrategia socialista es, en consecuencia, crear las condiciones para una transformación revolucionaria de la sociedad. Para alcanzar tales condiciones es necesario no sólo construir el partido de vanguardia, sino tener abordo las amplias masas populares de la clase obrera, los trabajadores del país. El papel principal de la clase obrera está asegurado por una acción planificada consciente. En este sentido, el partido revolucionario debe estar preparado para tomar las medidas necesarias para elevar y fortalecer la conciencia de la clase y para construir una organización capaz de tomar el poder para la clase trabajadora. Esto significa un compromiso activo y positivo con el trabajo organizado.

Trabajo organizado en Irlanda

Irlanda tiene una historia de trabajo organizado. Los trabajadores comenzaron a formar combinaciones permanentes y a realizar huelgas para proteger y mejorar sus condiciones de empleo. Los sindicatos fueron despenalizados en junio de 1824 cuando se suprimieron las Leyes de Combinación que habían hecho ilegal el sindicalismo. Inicialmente, los sindicatos británicos desempeñaron un papel importante con muchos trabajadores irlandeses involucrados en sindicatos con sede en los británicos. La Dublin United Trades Association fue fundada en 1863 y se unió al Congreso Británico de Sindicatos en 1868. A finales del siglo XIX se realizaron numerosas huelgas en Irlanda, aunque también hubo reveses para el movimiento obrero. En 1890, Michael Davitt, el activista social radical y antipropietario, lanzó la Federación Democrática Irlandesa de Comercio y Trabajo; Eleanor Marx inspeccionó las condiciones en las fábricas de camisas en Derry y empezó una manifestación de socorrismos en Dublín en 1891, y el Congreso De los Sindicatos Irlandeses se estableció en 1894 en medio de quejas de negligencia de las preocupaciones irlandesas por parte del TUC británico. En esta etapa había unos 93 sindicatos en Irlanda. El desarrollo del trabajo organizado se reflejó en el número sindical, la inauguración de los desfiles del Primero de Mayo y el crecimiento de los consejos comerciales en las ciudades de toda Irlanda. En 1897 el Consejo de Comercio de Belfast tenía 56 afiliados y 17.500 miembros.

En ese momento se crearon varias organizaciones que se proclamaban socialistas: ramas de la Federación Socialdemócrata y de la Liga Socialista en 1885, el Partido Laborista Independiente en 1892, el Partido Republicano Socialista Irlandés de James Connolly en 1896, el último afiliado a la Segunda Internacional, y que envío tres delegados al Congreso de París de 1900.

James Connolly dejó Irlanda para ir los EEUU en 1903. Cuando Connolly regresó a Europa desde América fue una vez más una Europa con perspectiva revolucionaria en el horizonte. La huelga de lino de 1906 en Belfast, en la que las trabajadoras se movilizaron y salieron a las calles en gran número y la huelga de los Dockers y Carters de Belfast de 1907 fueron la culminación de un período de conflicto industrial y significaron un desarrollo importante y militante en la historia del movimiento laboral previo a la guerra en Irlanda. En 1910 hubo huelgas de trabajadores británicos - trabajadores del algodón, fabricantes de calderas y mineros galeses. En julio y agosto de 1911 hubo enormes huelgas de estibadores, carreteros y marineros y una huelga ferroviaria de cuatro días que paralizó la mayor parte de la Inglaterra industrial. El declive económico del Reino Unido; la creciente desigualdad; la caída constante del valor real de los salarios; el crecimiento del sindicalismo y las ideas políticas militantes fueron factores significativos en estos acontecimientos.

El Sindicato Irlandés de Trabajadores Generales y de Transporte, que había sido establecido por James Larkin en 1909, era una fuerza militante para el trabajo. En agosto de 1913, los patrones, encabezados por William Martin Murphy, decidieron aplastar el Irish Transport and General Workers Union. Murphy dijo a los trabajadores de su compañía de periódicos que debían renunciar al sindicato o ser despedidos. También se pidió a los trabajadores que firmaran una garantía por escrito de que no iban a hacer huelga. Cuando el sindicato respondió, Murphy encerró a todos los empleados del departamento de envíos que eran miembros del sindicato. Cuando 700 trabajadores del tranvía abandonaron sus tranvías, la Federación de Empleadores bloqueó a sus empleados. Para el 22 de septiembre de 1913, unos 25.000 trabajadores de Dublín se vieron afectados y unos 27 sindicatos quedaron bloqueados. En un acto abierto de guerra de clases, las organizaciones patronales intentaban destruir totalmente al movimiento sindical. Se emitió una orden de arresto contra Larkin por un cargo de "conspiración sediciosa" y posteriormente fue arrestado y arrastrado desde el balcón del Hotel Imperial, donde intentaba dirigirse a una reunión en la calle O'Connell que era entonces atacada sin piedad e indiscriminadamente por la policía.

Hanna Sheehy-Skeffington, una apasionada defensora del sufragio femenino escribió: "El paro general se había convertido en una resistencia masiva a la embestida de los empleadores contra el sindicalismo y la libertad personal y en todo el mundo Dublín y Liberty hall se convirtieron en el símbolo y bandera del sindicalismo en una batalla por su propia existencia."

James Connolly también fue arrestado y encarcelado. Las acciones de Connolly y Larkin y la resistencia de los trabajadores provocaron la ira de la clase capitalista. Aunque la batalla se perdió, como Connolly escribió: "La clase obrera no ha perdido nada de su agresividad, nada de su confianza, ninguna de sus esperanzas en el triunfo final... ". Una clase trabajadora militante había salido a la luz de su explotación y de la necesidad de organizarse. En marzo de 1914 Larkin y Connolly reconstituyeron el Ejército Ciudadano Irlandés y la nueva constitución declaró "Que el primer y último principio del Ejército Ciudadano Irlandés es la declaración de que la propiedad de Irlanda, moral y material es un derecho de la gente de Irlanda".

El Partido Socialista de Irlanda, del que Connolly era entonces organizador nacional, declaró en su Manifiesto: "El Partido Socialista de Irlanda trata de organizar a los trabajadores de este país, independientemente del credo o de la raza, en un gran partido del trabajo. Cree que la dependencia de la clase obrera de los propietarios de la propiedad capitalista, y el deseo de estos capitalistas y terratenientes de mantener la vasta masa del pueblo tan sujeto y dependiente, es la gran y perdurable causa de todos nuestros males políticos – de casi todos los delitos modernos, la degradación mental, las luchas religiosas y la tiranía política. Reconociendo esto, aconseja a la clase obrera irlandesa que siga el ejemplo de los trabajadores de todos los países civilizados del mundo, ya sean sujetos o libres, y se organice industrial y políticamente con el fin y miras a obtener el control y el dominio de los recursos enteros del país. Ese es nuestro objetivo: tal es el socialismo."

En los últimos años se ha producido una disminución de la densidad sindical (la proporción de empleados que son miembros del sindicato) en Irlanda, aunque al inicio de la crisis capitalista de 2008 se produjo un aumento de la afiliación. Esta disminución de la afiliación sindical puede deberse a una serie de factores, entre ellos, el papel de las corporaciones multinacionales hostiles al reconocimiento sindical y los altos niveles de trabajadores que se dedican al trabajo precario. En la Irlanda contemporánea, trabajando dentro de los confines de una economía capitalista, los sindicatos se han limitado a una función protectora, tratando de defender, y cuando sea posible, ampliar los derechos de los trabajadores, en esencia la negociación por mejores salarios y condiciones y un sistema de distribución "más equitativo" en el contexto del poder capitalista en lugar de intentar su derrocamiento.

Sólo hay una confederación sindical, el Congreso Irlandés de Sindicatos (ICTU) formado en 1959 por la fusión del Congreso Sindical Irlandés y el Congreso de Sindicatos Irlandeses (fundado en 1945). La ICTU representa a unos 832.000 trabajadores afiliados a 64 sindicatos de Irlanda del Norte y la República de Irlanda. Los sindicatos afiliados incluyen 21 sindicatos británicos. Sólo hay un pequeño número de sindicatos fuera de la ICTU. En Irlanda, como en Gran Bretaña, la negociación multiempleadora a nivel sectorial prácticamente ha desaparecido y los sindicatos generalmente tienen que ganar el reconocimiento de la empresa.

El papel reaccionario de la Unión Europea

El papel reaccionario de la Unión Europea ha tenido un impacto significativo en el movimiento sindical y en los derechos de los trabajadores. La desregulación de los mercados de trabajo, la llamada "flexibilidad" o la informalidad del trabajo ha aumentado masivamente la inseguridad laboral, el subempleo, los bajos salarios y el empleo de baja calidad. Los trabajadores se mantienen en empleos mal pagados durante períodos prolongados. Esto, a su vez, se utiliza para debilitar a los sindicatos. Los trabajadores de las agencias se utilizan como mano de obra barata y se mantienen como una amenaza descarada para los que trabajan permanentemente. En toda la Unión Europea, los trabajadores a tiempo parcial tienen más probabilidades de recibir salarios más bajos que los trabajadores a tiempo completo y tienen perspectivas limitadas de formación y promoción. La labor en el sector público se ha visto gravemente erosionada por la privatización y la subcontratación de trabajos con los empleadores privados. El desarrollo de "la fuerza de trabajo" como mecanismo para hacer cumplir la aceptación de puestos de trabajo de baja calidad ha sido una estrategia planificada de la Unión Europea y sus Estados miembros.
La Unión Europea, que desde sus inicios ha sido una alianza de Estados capitalistas, diseñada en interés del capital, ha ideado diversas estrategias para llevar a cabo la agenda pro-capital y ha utilizado diversos mecanismos como el Tratado de Maastricht de 1992, la Agenda de Lisboa en 2000 y el Tratado de Lisboa de 2009 para seguir desarrollando y consolidando la doctrina de la "competitividad" y la "flexibilidad" que se ha utilizado para desmantelar los derechos laborales y sociales, reducir la protección del medio ambiente y sustituir la pretensión de una "Europa social" con la realidad de una "Europa global" mejor para servir a los intereses del capital transnacional. Incluso el TUC irremediablemente reformista llegó a la conclusión de que el "diálogo social" había fracasado.
El plan de juego de "Maastricht", "Lisboa" y la "UE 2020" a través de su régimen de austeridad, privatización, competitividad y erosión de los derechos fundamentales es asegurar la rentabilidad de los monopolios que implica reducir aún más la de la potencia laboral y el aumento del nivel de explotación de la clase trabajadora.
En marzo de 2011, el Pacto Euro Plus fue aprobado por el Consejo Europeo. Los 17 miembros de la eurozona, más Bulgaria, Dinamarca, Letonia, Lituania, Polonia y Rumanía, acordaron reconsiderar los acuerdos de fijación de salarios y poner fin a la indexación salarial y la negociación colectiva centralizada en nombre de la "competitividad".
Los sindicatos, ya debilitados por la influencia de la ideología burguesa, el reformismo y las expectativas creadas por las políticas de la UE, han sido aún más despojados por la Estrategia de Lisboa y Europa 2020. La estabilidad de los precios y la prevención de la inflación se consideran más importantes que garantizar el empleo. Se hace hincapié en la competitividad, la privatización y el papel del sector privado en la salud y la educación. Las instituciones de la UE están diseñadas para garantizar la estabilidad, la duración y la resiliencia del modo de producción capitalista.
Ataques del Tribunal Europeo contra los derechos de los trabajadores
El Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas (actualmente Tribunal de Justicia de la Unión Europea), árbitro final de todos los litigios derivados de los tratados y la legislación de la UE, ha emitido una serie de decisiones que atacan los derechos laborales fundamentales. (Los casos Viking, Laval, Ruffert y Luxemburgo)
La restricción del derecho de acción colectiva impuesta por el TJCE en los asuntos Viking y Laval ha restringido sustancialmente la posibilidad de que los sindicatos actúen en interés de sus miembros. Los asuntos Viking y Laval establecieron que en el Derecho de la Unión el ejercicio del derecho de huelga no puede restringir injustificadamente las "cuatro libertades" establecidas en los Tratados - el derecho a la libre circulación de capitales, bienes, personas y servicios. Cualquier restricción de una de estas libertades sólo es razonable cuando razones imperiosas de interés público exijan tal acción, "siempre que se demuestre que la restricción es adecuada para garantizar la consecución del objetivo legítimo perseguido y no ir más allá de lo necesario para alcanzar ese objetivo" (Punto 3 de la sentencia Viking). En otras palabras, el derecho de huelga no está exento del ámbito de aplicación de las "cuatro libertades" y está subordinado a los derechos de capital.
Tras pronunciarse sobre estos principios, el TJUE remitió el asunto Viking a la competencia de los órganos jurisdiccionales nacionales, pero fijó un umbral elevado para apreciar las "razones imperiosas". En el caso Laval, los jueces dictaminaron que la actuación de los representantes de los trabajadores suecos, que se dedicaban a la acción industrial en relación con las tasas salariales, vulneraba el Derecho europeo; la acción industrial, que era "susceptible de hacer menos atractivo, o más difícil" para Laval hacer uso del derecho a la libre circulación de servicios (punto 99 de la sentencia), no estaba cubierta por "razones imperiosas de interés público". Este fallo tiene consecuencias de gran alcance para el derecho de huelga en los Estados miembros. En la parte de Laval, el Tribunal de Justicia consideró que el bloqueo de un sindicato sueco era una restricción injustificada a la libre circulación de servicios, ya que el requisito de que se firmara un acuerdo sobre las condiciones de empleo antes incluso de que las tasas de remuneración pudieran comenzar a negociarse era, según el Tribunal de Justicia, desproporcionadamente restrictivo.
Estos casos son manifestaciones claras en una larga historia del compromiso de la UE con la "liberalización" basado en la teoría de que los derechos de los Estados miembros deben estar subordinados a las "cuatro libertades" establecidas en los Tratados. Las etapas clave de este proceso han incluido la desregulación de las telecomunicaciones, el transporte aéreo y de mercancías, los mercados energéticos y los servicios postales; Ejemplos en Alemania incluyen el levantamiento del papel monopólico de la antigua Oficina Federal del Trabajo como agencia de empleo y las restricciones a la radiodifusión nacional y a la responsabilidad de los organismos administrativos regionales públicos de los bancos regionales y las cajas de ahorros.
En la sentencia Ruffert de 2008, el TJUE dictaminó que los contratistas no estaban obligados a respetar los convenios colectivos a menos que pudiera demostrarse que eran "universalmente aplicables". Alegó que, en virtud del artículo 49 del Tratado de la UE, las tasas salariales más elevadas significarían "una carga económica adicional que puede prohibir, obstaculizar o hacer menos atractiva la prestación de sus servicios en el Estado miembro de acogida".
Estos casos aclaran que los derechos de los trabajadores supuestamente consagrados tanto en la Carta Comunitaria de los Derechos Sociales Fundamentales como en la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE están totalmente subordinados a la libertad económica y a los intereses de los empleadores y multinacionales. Las "cuatro libertades" sobre las que se basa todo este proyecto no son más que la libertad de la actividad capitalista. La UE es una alianza capitalista interestatal que sienta las bases de la libre actividad del capital a nivel nacional, regional e internacional en detrimento de los trabajadores.

El carácter del sindicalismo y su potencial como fuerza de transformación
Tanto Marx como Engels participaron activamente en el movimiento obrero de su tiempo. Marx, particularmente en su polémica con Proudhon en 1847, criticó a quienes menospreciaron los logros del movimiento obrero y sus Instrucciones para los delegados del Consejo General para el Congreso de Ginebra enfatizan la importancia del papel de los sindicatos y el lucha del movimiento obrero: "La actividad de los sindicatos no sólo es legítima, es necesaria. No se puede prescindir mientras dure el sistema actual de producción." Marx se dio cuenta de que los sindicatos representaban los primeros pasos en la organización de los trabajadores como clase.
La Asociación Internacional de Trabajadores se convirtió en el símbolo de la lucha de clases con el objetivo de la organización política de la clase obrera, y unificando el movimiento internacional de la clase trabajadora en la lucha por lo emancipación social. En su Discurso inaugural a la Primera Internacional, Marx dejó claro que la reforma social no podía ser un sustituto del cambio revolucionario. Marx, Engels y Lenin, que eran entusiastas de las posibilidades revolucionarias de las luchas sindicales, también reconocieron las limitaciones del sindicalismo a menudo ejemplificadas en una preocupación por los sindicatos con asuntos puramente económicos y conciencia sindical insuficiente para la emancipación del trabajo. Para los comunistas es esencial el reconocimiento de la necesidad objetiva del socialismo y de la necesidad de la conquista del poder político por parte del proletariado.

La lucha cotidiana, la lucha de los sindicatos está indisolublemente ligada a la lucha por la emancipación de la clase. Esto quedó claro en Marx, quien criticó el rechazo de Proudhon a la lucha de clases y la revolución y su desaprobación de huelgas y sindicatos. Demolió las ideas utópicas de Proudhon de que la sociedad podría cambiarse a través de un intercambio igualitario basado en una red de cooperativas de productores y consumidores con un banco de personas que suministraba crédito gratuito a las cooperativas.

La posición de Marx también fue ejemplificada en sus críticas a Ferdinand Lassalle y sus partidarios que no entendieron la naturaleza de los sindicatos y que rechazaron la importancia de la huelga y las luchas de los trabajadores sobre el terreno espurio de la "regla de hierro de salarios". El programa de Lassalle se basaba en la demanda de sufragio y la idea de asociaciones de productores apoyadas por ayuda estatal y rechazaba explícitamente la lucha revolucionaria por la clase. Los Lassallistas no tenían ningún interés en quién controlaba la producción ni en la cuestión del poder de los trabajadores.

Marx volvió a plantear la cuestión de los sindicatos en su crítica del programa Gotha. La "Crítica", como respuesta a un programa de unificación de las dos principales organizaciones de trabajadores en Alemania en 1875 en la ciudad de Gotha, la Asociación General de Trabajadores Alemanes (Lassallistas) y el Partido de los Obreros Socialdemócratas de Wilhelm Liebknecht y August Bebel (los Eissenachs). Marx volvió a atacar las ideas de Lassalle y criticó el programa por no entender la importancia de la lucha sindical. En una carta a Bebel en marzo de 1875 Engels decía: "No se dice nada sobre la organización de la clase obrera como clase, por medio de sindicatos. Este es un punto muy esencial, ya que esta es la verdadera organización de clase del proletariado, en la que lleva a cabo sus luchas diarias contra el capital".
Revisión y oportunismo opuestos
En ¿Qué hacer? Lenin señaló que el partido revolucionario "lidera la lucha de la clase trabajadora, no sólo por mejores condiciones para la venta de mano de obra, sino por la abolición del sistema social que obliga a los inmuebles a venderse a los ricos. La socialdemocracia representa a la clase trabajadora, no sólo en su relación con un determinado grupo de patrones, sino en su relación con todas las clases de la sociedad moderna y con el Estado como fuerza política organizada. De ahí se deduce que los socialdemócratas no sólo no deben limitarse exclusivamente a la lucha económica, sino que no deben permitir que la organización de las luchas económicas se convierta en la parte predominante de sus actividades. Debemos retomar activamente la educación política de la clase trabajadora y el desarrollo de su conciencia política."

Lenin dejó claro que si bien la "lucha económica simplemente impele a los trabajadores a darse cuenta de la actitud del gobierno hacia la clase trabajadora. En consecuencia, por mucho que intentemos "prestar el carácter económico, luchar en sí mismo como político", nunca podremos desarrollar la conciencia política de los trabajadores (más allá del nivel político socialdemócrata de conciencia) manteniendo en el marco de la lucha económica, pues el marco es demasiado estrecho."

En Alemania y en Rusia, los peligros gemelos del revisionismo y el economicismo eran hostiles al desarrollo de una estrategia revolucionaria. Lenin fue claro en sus críticas a aquellos grupos en Rusia que buscaban separar la lucha política de las luchas económicas y concentrar sus esfuerzos en las luchas económicas, una visión que asociaba con el revisionismo de Bernstein.
Después del éxito de la Gran Revolución Socialista de Octubre, los bolcheviques dentro de la Internacional Comunista vieron la urgente necesidad de ganar en las filas del socialismo la masa de trabajadores progresistas dentro de los sindicatos de los países capitalistas, comunistas para unirse a estos sindicatos y para involucrarse en las luchas diarias de la clase trabajadora, para politizar esas luchas, para elevar la conciencia y para convencer a los trabajadores de la necesidad de socialismo.
Muchos de los dirigentes sindicales actuales en toda Europa se han tornado burocráticos, egoístas, se comprometen principalmente a pagar la negociación y la prestación de servicios auxiliares a sus miembros, son hostiles al socialismo, se contentan con aplicar políticas destinadas a estabilizar, preservar el capitalismo, son colaboradores dispuestos con el sistema social que oprime el trabajo, aliados de los partidos burgueses y socialdemócratas, dedicados a la separación de la lucha económica de los trabajadores (cuestiones de pan y mantequilla) de la construcción de luchas políticas revolucionarias.
El papel de los comunistas en el movimiento sindical
Lenin declaró que los comunistas deben trabajar en los sindicatos. Actualmente hay pocos países en la sociedad capitalista donde una organización laboral existe como un polo genuinamente revolucionario orientado a la clase. Entonces, ¿cuál es la respuesta de los comunistas al movimiento sindical cuando no existen tales condiciones?
En el “Izquierdismo, la enfermedad infantil del comunismo” Lenin planteó la pregunta: ¿Deberían los revolucionarios trabajar en los sindicatos reaccionarios? Su respuesta fue clara. Dirigiéndose a las "izquierdas" alemanas, declaró: "No podemos sino considerar como tonterías igualmente ridículas e infantiles las tonterías pomposas, muy aprendidas y terriblemente revolucionarias de los izquierdistas alemanas en el sentido de que los comunistas no pueden ni deben trabajar en sindicatos reaccionarios, que es permisible rechazar ese trabajo, que es necesario retirarse de los sindicatos y crear un nuevo e inmaculado "Sindicato de Trabajadores" inventado por muy agradables (y, probablemente, en su mayor parte muy jóvenes) comunistas, etc., etc., etc.".

Como explicó: "Podemos (y debemos) comenzar a construir el socialismo, no con material humano abstracto, o con material humano especialmente preparado por nosotros, sino con el material humano que nos legó el capitalismo. Es cierto que eso no es fácil, pero ningún otro enfoque de esta tarea es lo suficientemente serio como para justificar la discusión".

... Negarse a trabajar en los sindicatos reaccionarios significa dejar a las masas insuficientemente desarrolladas o atrasadas de trabajadores bajo la influencia de los líderes reaccionarios, los agentes de la burguesía, los aristócratas laboristas o "los trabajadores que se han convertido completamente a favor de la burguesía" (cf. Carta de Engels a Marx en 1858 sobre los trabajadores británicos.

... Esta ridícula "teoría" de que los comunistas no deberían trabajar en sindicatos reaccionarios revela con la mayor claridad la actitud frívola de los comunistas de la "izquierda" hacia la cuestión de influir en las "masas", y su mal uso del clamor sobre las "masas". Si quieres ayudar a las "masas" y ganar la simpatía y el apoyo de las "masas", no debes temer las dificultades... pero debe absolutamente trabajar dondequiera que se encuentren las masas... Los sindicatos y las cooperativas de trabajadores (estos últimos a veces, al menos) son las mismas organizaciones en las que se encuentran las masas".

La necesidad de la lucha de clases y los sindicatos orientados a la clase
La tarea de los comunistas dentro del movimiento sindical es aprovechar todas las oportunidades para crear conciencia de clase, para permitir a los trabajadores desarrollar un sentido de su poder como clase, para subrayar y enfatizar la naturaleza, la base y la importancia de la lucha de clases, facilitando la organización de campañas masivas y al mismo tiempo exigiendo medidas para mejorar las condiciones de los trabajadores.
Cada lucha dentro de la lucha de clases es una lucha política. Las consecuencias negativas de una crisis económica para los trabajadores no conducen automáticamente a una intensificación de la conciencia de clase. El partido revolucionario debe apoyar a los trabajadores en sus luchas diarias para defender sus derechos y libertades, que tanto han ganado, y para garantizar mejores condiciones de trabajo y de vida, incluido el trabajo permanente y estable, con pleno seguro social, trabajo y protección salarial, las medidas completas en el trabajo, la salud y la seguridad y los plenos derechos sindicales; protección social para enfermos, discapacitados, pensionistas y desempleados; protección social obligatoria y universal; la satisfacción de las necesidades de salud, educación, bienestar y vivienda, incluido un sistema de salud y atención médica público, universal y gratuito de calidad; educación pública gratuita, obligatoria y laica; una reducción de la edad de jubilación (al tiempo que se suprime una edad de jubilación por defecto), el pago de pensiones adecuadas; derechos democráticos y libertades sindicales; el fin de la privatización de los activos públicos; el mantenimiento de sectores estratégicos de la economía por parte del Estado, incluyendo energía, comunicaciones, educación, transporte, etc.; protección del medio ambiente, etc. Sin embargo, es la tarea de los comunistas establecer cada lucha en su contexto político lo que expone el carácter de clase de la sociedad, eleva la conciencia de clase y articula de una manera concreta y comprensible que el socialismo es la alternativa.

En las últimas décadas se ha producido un gran ataque contra el movimiento sindical y los derechos de los trabajadores, y de hecho contra la idea misma del sindicalismo. La imposición de medidas antisindicales, legislativas y judiciales, incluidas las restricciones al derecho de huelga, los intentos de tipificar en penalización y aplicar sanciones paralizantes contra los sindicatos, se utilizan en un intento de frenar el poder de los sindicatos, neutralizar y romper el trabajo organizado. Sin embargo, los sindicatos siguen siendo organizaciones masivas de trabajadores, proporcionando una primera línea de defensa de los derechos de los trabajadores contra sus empleadores y potencialmente ofreciendo tanto un lugar de resistencia a los ataques a la clase trabajadora como un vehículo para conciencia de clase de los trabajadores y para intervenciones progresivas más amplias a través de la lucha sindical orientada a la clase.
Los sindicatos siguen siendo un arma importante en el arsenal de la lucha económica e industrial. Pueden ser utilizados para crear una conciencia de los trabajadores de su identidad como trabajadores, aunque esto no será, por sí mismo, suficiente para crear conciencia socialista revolucionaria. Esa es una tarea para los comunistas. Los sindicatos tienen la capacidad de expresar las contradicciones y conflictos inherentes al sistema social actual. Pueden luchar para defender los logros y logros obtenidos por los trabajadores en luchas anteriores y para proteger sus niveles de vida y condiciones de trabajo de nuevos asaltos. Esto brinda una oportunidad para que el partido revolucionario exponga los defectos y contradicciones del sistema capitalista y delinee la alternativa socialista. Como escribió Lenin: "El capital recoge a los trabajadores en grandes masas en las grandes ciudades, uniéndolos, enseñándoles a actuar al unísono. En cada paso los trabajadores se enfrentan cara a cara con su principal enemigo: la clase capitalista."3
Internacionalismo y luchas sindicales
En 2019 han pasado 74 años desde la creación de la Federación Sindical Mundial en octubre de 1945. La creación de la FSM se asoció con la derrota del fascismo y la necesidad de organizar el movimiento sindical mundial. Desde entonces, la FSM ha tenido presencia en todo el mundo, de pie con los trabajadores y los pueblos oprimidos contra la explotación capitalista y para la creación y consolidación del movimiento sindical orientado a la clase internacional.

Es tarea de los comunistas en el movimiento sindical fortalecer la resiliencia y la capacidad de los trabajadores para la lucha de clases, garantizar la protección del trabajo organizado y la defensa de sus libertades políticas, al tiempo que se aclara la necesidad de una transformación del capitalismo al socialismo. Los sindicatos, que operan en un ámbito de lucha de clases, representan la oportunidad de una lucha colectiva que puede aprovecharse para radicalizar y fortalecer la resistencia de los trabajadores a la explotación en el lugar de trabajo, la privatización de los servicios públicos y los super-beneficios de los monopolios.
La lucha de clases es el medio a través del cual la clase trabajadora avanza de una clase "en sí" a una clase "para sí", como condición previa necesaria para su propia emancipación, y los sindicatos, como organizaciones masivas de trabajadores, son un locus vital para la clase en lucha.

Conclusión

Los sindicatos en la sociedad capitalista no son en sí mismos cuerpos revolucionarios. Este papel político histórico sólo puede ser cumplido por los partidos revolucionarios. Es tarea de los comunistas, a través del partido revolucionario, ir entre el pueblo como teóricos, como propagandistas, como agitadores, y como organizadores, como Lenin abogó. La lucha sindical proporciona la base para la organización de los trabajadores, una oportunidad para que el partido revolucionario elabore y desarrolle la conciencia de clase, agudizar el ámbito de la lucha de clases y reclutar trabajadores para el partido revolucionario y la necesidad para la transformación social revolucionaria. Es el deber del partido revolucionario traducir el descontento experimentado por los trabajadores bajo el capitalismo en la conciencia y creatividad socialista revolucionaria.

Hay muchas dificultades por delante. Es un requisito fundamental fortalecer los lazos de nuestros partidos con la clase trabajadora y las masas de trabajadores, los sindicatos, la juventud y las organizaciones de mujeres. Las condiciones en las que operan nuestras partes pueden variar, pero debemos evaluar adecuadamente esas condiciones teniendo en cuenta la medida en que se han desarrollado los factores objetivos y subjetivos. Armados con la teoría revolucionaria del marxismo-leninismo y la poderosa arma del internacionalismo proletario, los partidos comunistas y obreros pueden trabajar con y dentro del movimiento obrero y sindical en nuestros respectivos países, evaluando oportunidades de acción unida por parte de la clase obrera y la creación de circunstancias favorables para dirigir la lucha de las demandas socioeconómicas cotidianas de las masas de trabajadores y sus luchas por la democracia contra todo el sistema podrido de explotación capitalista.

Colaboradores