La Revolución de Octubre y Yugoslavia – Pasado, Presente y Perspectivas

  • 10/05/17 14:06

La Gran Revolución Socialista de Octubre que tuvo lugar hace cien años, puso una nueva página en la historia de la humanidad. La Gran Revolución de Octubre encendió el espíritu revolucionario en los corazones de cientos de millones de personas en todo el mundo y les infundió confianza en su lucha por un mundo nuevo.
La Revolución de Octubre no se desató repentinamente y como algo que se generó únicamente en la realidad rusa, más bien resultó de todo el flujo de la historia reciente del mundo y, en particular, la europea. Fue el fruto de las aspiraciones socialistas, la existencia y el funcionamiento de la clase obrera con el objetivo de derribar la sociedad dividida en clases y por la creación de una sociedad humana sin clases.
Todas las fuerzas progresistas del planeta reconocen el papel profundamente transformador de la Revolución de Octubre y su significado como inspiración continua. Con orgullo y con razón señalamos que la Revolución Rusa también inspiró al movimiento obrero yugoslavo. Inspirado por las ideas de octubre, se preparaba para una larga y dolorosa pero victoriosa revolución socialista propia.
Primera Guerra Mundial
La Primera Guerra Mundial es el prototipo de la máxima definida por el teórico militar Karl von Clausewitz (1780-1831): "La guerra es una mera continuación de la política por otros medios". El tiro disparado por los nacionalistas yugoslavos en Sarajevo en 1914 puso en marcha las rivalidades políticas, económicas y militares entre las principales potencias.
Fue la culminación de largas disputas diplomáticas y políticas, surgidas de las rivalidades económicas de las potencias capitalistas europeas, su élite capitalista.
Con ocasión del centésimo aniversario de la Revolución de Octubre, es imposible no recordar, con el más profundo respeto, a Dimitrije Tucovic, bajo cuya dirección el partido socialdemócrata serbio funcionó como uno de los partidos obreros más progresistas y revolucionarios en Europa. Tucovic dedicó toda su vida a la lucha por los derechos de los trabajadores, la justicia social y los derechos civiles y humanos. Con Lenin, Tucovic fue uno de los raros marxistas firmes, que habló contra el oportunismo de los miembros de la Segunda Internacional. Su convicción de que "los conflictos, los peligros de la guerra y las guerras no son causados ​​por las hostilidades y el odio entre los pueblos, sino por los esfuerzos de la clase capitalista para someter y explotar a otras naciones y pueblos", sigue siendo completamente cierta.
Durante la guerra en Yugoslavia, hubo fuertes vientos anunciando el cambio - el Octubre Rojo. Hay registros de las protestas de los marineros en los puertos de guerra austro-húngaros a finales de 1917. En Pula, hubo protestas contra la guerra, así como deserciones. En 1918, estalló la gran huelga de 11.000 trabajadores del arsenal en busca de una tregua, salarios más altos y una mejor nutrición. En apoyo de los disturbios obreros, los marineros de los buques de guerra "Erzherzog", "Prinz Eugen" y "Aspern" se rehusaron a obedecer a sus comandantes. Treinta y cinco miembros de la estación aérea naval recibieron penas de prisión de larga duración por motivos de desobediencia. Debido a la insensata expansión de las operaciones de guerra, el empeoramiento de las condiciones de vida, la difícil posición de los eslavos y los ecos de la Revolución de Octubre, los disturbios se extendieron. El motín de los marineros en la Bahía de Kotor comenzó el 1 de febrero de 1918 al mediodía en los barcos "Sankt Georg" y "Gea" cuando unos 6.000 marineros de la armada austro-húngara tomaron el mando en sus propias manos y colocaron banderas rojas sobre cuarenta barcos en la Bahía de Kotor. Solicitaron paz para poner fin a la guerra y mejorar la nutrición.
De acuerdo con el informe del agregado militar serbio en Padua, la rebelión de los marineros fue "el resultado de ideas leninistas que estaban tan extendidas en la región armada austro-húngara que debilitaron significativamente la firme disciplina familiar".
Sin embargo, debido a una serie de descuidos por parte del liderazgo de la rebelión, el levantamiento comenzó a desvanecerse hasta cierto punto. El comando emitió un ultimátum a los marineros rebeldes el 2 de febrero, ordenó la evacuación de la población civil y los submarinos alemanes fueron ordenados a hundir los barcos rebeldes. La rebelión fue aplastada. Trescientos ochenta y seis marineros y suboficiales fueron acusados ​​ante el tribunal militar ordinario. De éstos, 48% eran de origen eslavo del sur, 20% italianos, 13% checos y eslovacos, 10% alemanes, 8% húngaros, y el resto eran polacos, rumanos y ucranianos. Aunque cerca de 1.200 marineros fueron arrestados, sólo 98 de ellos fueron llevados ante el improvisado tribunal militar. Alrededor de diez marineros murieron en prisión, dos murieron en la rebelión, la mayoría recibió penas de prisión de larga duración y cuatro fueron sentenciados a muerte por un pelotón de fusilamiento.
La Primera Guerra Mundial terminó con la firma del Tratado de Versalles, que fue una gran humillación para el pueblo alemán. La joven república soviética quedó completamente excluida de la redacción del tratado. En vez de poner fin a la guerra, el Tratado de Versalles lo convirtió en una amenaza constante que se cierne sobre toda la humanidad. En lugar de proporcionar "paz eterna", el tratado perdió su objetivo desde el principio. De hecho, la misma generación que creó el tratado de paz se encontró en medio de las llamas de otra guerra, aún más devastadora y más horrible y con más crímenes y víctimas, sólo veinte años más tarde. El comentario de Karl Marx sobre el Tratado de Frankfurt : "Esta es la manera más segura de transformar la guerra en una institución europea. Esta es la manera más fiable de convertir la paz futura en un mero cese al fuego ". es también es aplicable al Tratado de Versalles.
Yugoslavos en la Revolución de Octubre
La Primera División Voluntaria Serbia se formó el 16 de abril de 1916 en la ciudad de Odessa. Constaba de casi 10.000 voluntarios. Poco antes de la Revolución de Febrero, el cuerpo de ejército estaba formado por aproximadamente 40.000 voluntarios. La ciudad de Odessa era su sede. La sede de la Primera División estaba en Voznesensky y la sede de la Segunda División estaba en Alexandrovsky. El triunfo de los bolcheviques sobre la dinastía imperial podría haber sido anticipado. Las nuevas ideas revolucionarias comenzaron a extenderse entre los soldados serbios del cuerpo voluntario. Hacia finales de marzo de 1917, los oficiales de Arrays comenzaron a formar uniones militares dentro del Cuerpo de Voluntarios. La propuesta fue apoyada y alentada por las uniones revolucionarias de los ciudadanos ucranianos en la zona entre Odessa y Voznesansky, donde se encontraban las unidades del Cuerpo Voluntario Serbio.
El Comando Serbio del Cuerpo Voluntario trató de impedir la difusión de ideas revolucionarias entre sus miembros. Por lo tanto, en abril de 1917, el general Mihajlo Zivkocic introdujo, por decreto, tropas, regimientos y divisiones, así como la Asamblea del Cuerpo, con la intención de utilizarlos para influir en el estado de ánimo político en las unidades. Los resultados, sin embargo, fueron insignificantes.
En la asamblea de voluntarios serbios bolcheviques en Odessa, la Yugoslavia federal fue proclamada como el ideal. Se hizo hincapié en que "la Revolución Rusa y la victoria de la democracia rusa son una nueva era en la historia de la humanidad y, por lo tanto, la revolución rusa no puede permanecer sólo rusa". Los voluntarios establecieron la Unión Revolucionaria Yugoslava en Kiev en el verano de 1917.
Los partidarios de la Revolución comenzaron a dejar el Cuerpo de Voluntarios a gran escala, reduciéndolo a la mitad.
Alrededor de 35.000 yugoslavos participaron en las actividades revolucionarias - se unieron a las unidades del Ejército Rojo. Hacia finales de 1917, se formó la Unidad Revolucionaria Serbio-Soviética y en agosto de 1918 se estableció en Tsaritsyn el Primer Regimiento Comunista yugoslavo. Muchos de los yugoslavos permanecieron en la memoria duradera como los héroes de la Unión Soviética. Muchos participantes, al regresar a su país de origen, participaron activamente en las actividades de la unificación del proletariado en el recién formado estado burgués y desempeñaron un papel importante en la creación de un partido obrero revolucionario.
Al principio de la Primera Guerra Mundial, los partidos socialdemócratas fueron prohibidos en los países yugoslavos o su trabajo fue suspendido debido a circunstancias de guerra. En las etapas finales de la guerra, bajo la influencia de las duras circunstancias sociales y la perspectiva de derrota de las Fuerzas Centrales, gradualmente renuevan su organización y comienzan a operar. Desde 1917, y en particular en 1918, en los países yugoslavos, sobre todo bajo el dominio austro-húngaro, había muchos movimientos militares, obreros y campesinos. Bajo la influencia de esos acontecimientos revolucionarios y tras la Revolución de Octubre, la renovación de las actividades de los partidos socialdemócratas estaba saturada de conflictos políticos e ideológicos. Entre los líderes de los partidos socialdemócratas recientemente renovados de Serbia, Bosnia y Herzegovina y Dalmacia predominaron los partidarios de la lucha de clases. Hicieron hincapié en la solidaridad con la Revolución de Octubre y aceptaron la iniciativa de Lenin de crear una nueva Internacional comunista.
En el momento de establecer el Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos en diciembre de 1918, los líderes de los partidos socialdemócratas de Serbia y Bosnia y Herzegovina propusieron una iniciativa para unir a las organizaciones de trabajadores en el nuevo país. El congreso de partidos y organizaciones socialdemócratas unidos, celebrado en Belgrado del 20 de abril al 23 de abril de 1919, aprobó la decisión de formar el Partido de los Trabajadores Socialdemocráticos de Yugoslavia. Declararon una revolución y la dictadura del proletariado, así como la adhesión a la Internacional Comunista como sus objetivos. En esa ocasión y con la participación de los mismos delegados, se celebró el Congreso de la Unión de Comercio donde se declaró la unidad del movimiento sindical y se eligió al Consejo Sindical Central de Trabajadores. También se celebró una Conferencia de mujeres socialistas. Ellos aceptaron el programa del Partido de los Trabajadores Socialdemócratas de Yugoslavia. El 10 de octubre de 1919 en Zagreb se estableció la Liga de la Juventud Comunista de Yugoslavia y también se aprobó el programa del Partido de los Trabajadores Socialdemocráticos de Yugoslavia.
El Partido de los Trabajadores Sociademocráticos de Yugoslavia cambia su nombre al Partido Comunista de Yugoslavia en su segundo congreso en 1920.
El año de 1919 estuvo marcado por el surgimiento del movimiento revolucionario. La influencia del SRPJ estaba aumentando rápidamente y pronto se convirtió en un factor político significativo en el país. En las elecciones municipales de marzo y agosto de 1920, el partido ganó las elecciones en muchos municipios de ciudades como Belgrado, Zagreb, Osjek, Skopje, Nis, etc. En las elecciones para la Asamblea Constituyente en noviembre de 1920, ocupó el tercer lugar según el número de diputados en la Asamblea. En el verano de 1920 SRPJ tenía más de 65.000 miembros y los sindicatos unidos alrededor de 210.000. En ese momento, publicó su periódico central - el periódico de los trabajadores, así como una serie de periódicos provinciales y locales.
En las elecciones municipales celebradas en marzo de 1920 en Croacia, Eslovenia y Dalmacia, 490 concejales comunistas fueron elegidos. Obtuvieron la mayoría de los votos y la mayoría absoluta de mandatos en Zagreb, Osijek, Vukovar, Knjizevac, Virovitica, Crikvenica, Cakovac, Valpov, etc. Un comunista llamado Svetozar Delic, fue elegido alcalde de Zagreb. Sin embargo, el duque designado por el Gobierno en Belgrado anuló los resultados de las elecciones y nombró al comisionado de la ciudad, justificando este acto por una demanda por traición que se había presentado contra Delic. En respuesta, Delic convocó una sesión, pero la policía la dispersó. Los comunistas tuvieron resultados excepcionalmente buenos en las elecciones en Montenegro, particularmente en Podgorica. En las elecciones municipales en Serbia, Macedonia y Kosovo en agosto de 1920, los comunistas ganaron en 37 municipios, Belgrado, Nis y Skopje entre ellos. En muchos casos, de manera similar a Zagreb, los funcionarios impidieron que los concejales comunistas elegidos asumieran el cargo; lo mismo sucedió en Belgrado, donde Filip Filipovic fue elegido alcalde, pero se le impidió hacerse cargo de la oficina.
En abril de 1920 se celebró la huelga de unos 50.000 trabajadores del ferrocarril, que fue una de las acciones más importantes de los trabajadores de ese período. La huelga fue marcada por el compromiso reforzado del régimen de suprimir el movimiento revolucionario (las primeras prohibiciones de celebrar el 1 de mayo, censuras más fuertes, los arrestos de los líderes del SRPJ, la suspensión de los concejales comunistas en los municipios y la disolución de los gobiernos comunistas locales, declaración de militarización de los trabajadores ferroviarios, ataques armados contra huelguistas, etc.).
El apaciguamiento de los movimientos revolucionarios en Europa, el apoyo de las fuerzas imperialistas de Antanta a los ocupantes del Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos y su parcial estabilización interior, permitieron al régimen llevar a cabo operaciones más decididas contra el movimiento obrero revolucionario país. En diciembre de 1920 el Gobierno, acusando al Partido Comunista de Yugoslavia de preparar un golpe, aprovechó los conflictos con la gendarmería y el ejército en las huelgas de mineros en Bosnia y Herzegovina y Eslovenia para prohibir las actividades comunistas e imponer dictadura por una ley llamada "Obznana" (Proclamación). El largo período de la dictadura duraría casi hasta el comienzo de la Segunda Guerra Mundial. El Reino de Yugoslavia, que había sido un país extremadamente reaccionario y atrasado incluso antes de la dictadura, se caracterizaba debidamente como la "prisión de las naciones".
Durante la dictadura, las actividades del Partido fueron forzadas a lo subterráneo por la represión brutal, se confiscaron todos los bienes del Partido, las asociaciones sindicales y la organización de huelgas y manifestaciones de trabajadores también fueron prohibidas, todas las organizaciones del Partido se volvieron ilegales, los arrestos masivos comenzaron, miles de comunistas fueron perseguidos, encarcelados, torturados y asesinados, y el Partido Comunista de Yugoslavia recibió un fuerte golpe, lo que afectó dramáticamente su desunión organizacional. Es interesante notar que el Reino de Yugoslavia fue el último país en Europa en reconocer a la Unión Soviética (URSS). Esto ocurrió sólo inmediatamente antes del estallido de la amenaza de guerra, en 1940. El Partido Comunista de Yugoslavia enfrentó la Segunda Guerra Mundial como un movimiento clandestino, pero eso no le impidió ser el organizador de la magnífica rebelión antifascista. En otoño de 1941, los partidarios yugoslavos controlaban un territorio de la Bélgica contemporánea, donde el 7 de noviembre - el Día de la Gran Revolución de Octubre se celebró públicamente.
La Revolución de Octubre y la Yugoslavia Socialista
Después de un largo período de dictadura y después de la agotadora Lucha de Liberación Nacional durante la Segunda Guerra Mundial, en la que, según las estimaciones, más de 1.200.000 yugoslavos fueron asesinados (entre ellos un gran número de prominentes cuadros del Partido comunista que experimentaron el período cuando el Partido se vio obligado a operar clandestinamente, la guerra en España, así como nuestra Lucha de Liberación Nacional), la libertad y el triunfo de nuestra revolución llegaron finalmente. Los caminos estaban pavimentados para construir una nueva sociedad y la victoria de un nuevo hombre despertando de un largo período de atraso. El PCY logró tomar el poder y proclamar objetivos progresistas en medio del nuevo entusiasmo creativo. Nuestra sociedad se convirtió en una sociedad socialista y las victorias de cambios radicales se materializaron diariamente.
Los logros de la Revolución de Octubre fueron ejemplos brillantes para una joven república federal socialista. El día de la fiesta dedicada a la Revolución de Octubre se convirtió en una ceremonia a nivel estatal. El Partido yugoslavo se situaba en la línea del internacionalismo proletario y, por lo tanto, "el significado del Octubre Rojo como la primera etapa de la revolución mundial y su poderosa base para el ulterior desarrollo" desempeñó un importante papel ideológico en el Partido que aún tenía mucho por hacer aprender y avanzar.
Sin embargo, los trágicos acontecimientos de 1948 demostraron que poco se aprendió y se puso en práctica. Los dirigentes de la PCY, autocomplacientes con su propio pasado revolucionario, y en realidad incapaces de aplicar las grandes ideas e implementar los objetivos que se les habían propuesto como el cuerpo gobernante del proletariado yugoslavo, tomaron el camino del oportunismo y la alienación del proletariado. Las deformaciones dentro del estado y las estructuras sociales, es decir, sus niveles más altos, se hicieron cada vez más visibles, a medida que transcurría el período de posguerra.
Paralelamente, en un clima espiritual e ideológico cada vez más insalubre, se estaba construyendo el culto de Josip Broz Tito. Muchos comunistas fueron elegidos o excluidos del Comité Central del Partido sin la reunión del Comité. Después de 1940, el Comité Central del Partido se reunió por primera vez tan tarde como en la primavera de 1948. Todo esto llevó a una gran duda entre las masas del proletariado y los comunistas en el buen funcionamiento del Comité Central y la dirección del Partido. Ya en el comienzo de 1948, la creciente divergencia entre el liderazgo soviético y yugoslavo se produjo. En junio de 1948, se celebró la reunión de Bucarest de la Oficina de Información de los Partidos Comunistas y Obreros- Kominform, cuando se aprobó una resolución que exigía una autocrítica de los dirigentes yugoslavos y en la que muchas omisiones y errores en el interior e internacional política. Los líderes yugoslavos decidieron por primera vez no asistir a la reunión de la Oficina de Información y posteriormente rechazaron la resolución en su totalidad. El rechazo de la resolución se confirmó en el V Congreso de la PCY, celebrado el 28 de julio de 1948. Los delegados al Congreso no habían sido elegidos, sino previamente determinados. En las observaciones finales de su discurso, Tito declaró que él y el PCY permanecerían inquebrantablemente leales a las enseñanzas de Marx, Engels y Lenin y Stalin.
Ese hecho contenía la hipocresía que acompañaría al partido yugoslavo, o más bien a la Liga de los comunistas de Yugoslavia, a medida que el partido fue renombrado en el sexto Congreso de 1952, a lo largo de su camino histórico. La lealtad a los principios del socialismo científico, la coherencia y la autenticidad al abordar estos principios, aplicados a las circunstancias específicas de la experiencia yugoslava de construcción del socialismo, permanecerían en mayor o menor grado presentes como una directriz declarativa. En realidad, ya desde 1948 comenzó la rápida divergencia de los principios fundamentales de la ciencia establecidos por los clásicos del socialismo científico, los principios basados ​​en la experiencia de la lucha del proletariado y confirmados en la práctica por la Gran Revolución de Octubre.
Aunque Yugoslavia rechazó justificadamente el plan Marshall en 1947, al ver en él el instrumento más impresionante de la doctrina estadounidense de contención del comunismo, la dirección yugoslava tras el conflicto con Stalin comenzará a recibir en primer lugar la ayuda económica y luego militar de los estadounidenses en 1949. Los documentos disponibles de los archivos de los EEUU atestiguan que a cambio de la ayuda americana, Yugoslavia estaba lista para la guerra con URSS.
Durante 1949 el gobierno yugoslavo participa en el levantamiento de liquidación del Ejército Democrático de Grecia. En marzo de 1949, Tsaldaris, como ministro de Asuntos Exteriores en Atenas y archivador diplomático, derramó las habas. Hablando en Corinto con el corresponsal del Daily Mail en Grecia, durante la celebración de la reapertura del canal de Corinto, dijo al corresponsal, Paul King, que estaba muy cerca, y dijo: "Muy pronto el rey y tito deben ser aliados". Pocos meses después, en el verano de 1949, el rey Paul y Tito se mostraron en campos de batalla que ya eran prácticamente camaradas de armas. Lucharon juntos contra el Ejército Democrático de Grecia. De hecho, durante el conjunto de las ofensivas imperialistas del año pasado contra el Ejército Democrático de Grecia defendió a Grarnmos y Vitsi, Tito le dio a la burguesía griega ayuda, de la que el Secretario General del Partido Comunista de Grecia, N. Zachariadis, dijo que tuvo “influencia decisiva en el resultado de nuestra lucha armada", y finalmente obligó al movimiento de liberación griego a una retirada temporal. El viceprimer ministro del Gobierno de ese tiempo, Atenas, S Venizelos ha declarado públicamente: "Sin la ayuda que nos dio Yugoslavia, no podríamos estar en condiciones de lograr ese éxito". Como afirmó la Agencia Francesa de Prensa del 18 de octubre de 1949 en Atenas, se envió un telegrama a la "fiesta diplomática en Washington en el que creen que el papel de Tito en el desarrollo de la situación en Grecia, al menos como una asistencia económica y militar es crucial para EE.UU. y su Gobierno ". De hecho, si Tito no se hubiera unido al campo imperialista, que ayudó activamente al régimen griego de la burguesía, Atenas probablemente habría fracasado hasta ahora. "Tito sabía que sólo si el monarca-fascismo prevalece en Grecia, y si el ejército democrático griego fuera derrotado, podría proporcionar su papel tapiz y obtener ayuda de los EE.UU. y Gran Bretaña". (N. Zachariadis: nueva situación, nuevas tareas).
En el sexto congreso de la PCY, según las confesiones personales de Aleksandar Rankovic, que era prácticamente la segunda figura más prominente del Partido en ese momento, de 1948 a 1952 el Partido expulsó a 218.379 miembros que habían sido admitidos en el PCY hasta la primavera de 1948. Cuando consideramos el hecho de que al principio de 1948 la PCY tenía 285.147 miembros, podemos darnos cuenta de la escala del putsch que nada tenía que ver con los principios democráticos del socialismo científico.
El Sexto Congreso, antes mencionado, confirmó la nueva orientación del partido: "La autogestión socialista", bajo el velo de la coherencia a la interpretación de las obras de los clasicos del socialismo científico de Marx, Engels y Lenin (ya no se menciona a Stalin). 140 años atrás, en Kragujevac (en 1876), se produjo una manifestación que se recuerda en la historia de Yugoslavia bajo el nombre de Bandera Roja. Ese día de febrero de 1876, los obreros y otras personas progresistas salieron a las calles para defender la victoria en las elecciones ganadas por los socialistas. La bandera roja que se llevaba tenía la palabra " La autogestión" impresa. Al mismo tiempo, que es la primera victoria importante del movimiento obrero joven. Los ideólogos del Partido trató de unir la teoría del socialismo científico con el nuevo curso de Yugoslavia en todos los sentidos. La Comuna de París fue declarada como el primer intento práctico de la autogestión proletaria, y el principio de Marx "asociación de productores libres" fue declarado como un ideal precisamente en la autogestión en Yugoslavia. La autogestión representará el avance de la ideología burguesa en el partido yugoslavo y se iniciará en busca de nuevas maneras "socialistas" supuestamente nuevas, capitalistas en la economía, en la política interior y exterior, en la educación y en la cultura, y en todos los sectores de vida.
La autogestión fue proscrita por primera vez en la ley desde 1950, con el objetivo de demostrar que, a diferencia de Yugoslavia, no había una gestión adecuada de la clase obrera, sino de la clase burócratica, en la URSS y en otros países socialistas. La ley significaba en realidad abandonar la economía planificada y el comienzo de la ruptura de la propiedad estatal. La autogestión significaba la transferencia de la riqueza del Estado a manos de un grupo de personas y de la administración local sobre la cual el Estado imponía únicamente obligaciones fiscales. Esto conduciría a la reconstrucción de los principios del mercado burgués en Yugoslavia, la anarquía en las relaciones de producción, la introducción de la propiedad de los accionistas en lugar de la propiedad colectiva y un crecimiento desigual más pronunciado, que daría lugar al desempleo, la corrupción y el nacionalismo y el consecuente separatismo.
La política internacional que Yugoslavia llevó también significó socavar los principios básicos que triunfaron durante el Octubre Rojo: el internacionalismo proletario. En mayor o menor medida, dependiendo del período, Yugoslavia dirigió una política antisoviética. Las circunstancias de la Guerra Fría reflejaban el conflicto de clases y esta guerra que se libraba entre los países socialistas liderados por la URSS por un lado y los países imperialistas por el otro, empujaron a Yugoslavia al denominado movimiento de los "No Alineados", uno de cuyos ideólogos fue la propia Yugoslavia de Tito. El no alineamiento fue el principal determinante de la política internacional yugoslava de los años sesenta y la interpretación del internacionalismo del partido. Era un ejemplo clásico de la política de "tercera vía", cuya esencia reaccionaria había sido explicada por Lenin quien había afirmado que la tercera vía estaba allí para indicar que no había otra manera en relación con el imperialismo y la explotación.
La reconstrucción gradual del capitalismo en Yugoslavia alcanzará su forma completa en el transcurso y en la terminación de las guerras fratricidas en su territorio, es decir, después de su disolución. Alejarse de los principios de la Revolución de Octubre por el partido yugoslavo será uno de los factores clave en este proceso. Esto se desarrolló simbólicamente, también. La Revolución de Octubre y su relevancia tendrán su lugar en el socialismo yugoslavo, pero con constantes revisiones de su significado y sus logros. Es ilustrativo mencionar que las biografías tempranas de Josip Broz Tito enfatizaron su participación en los acontecimientos de Octubre en Petersburgo, ya que él estaba en ese momento en Rusia como un prisionero austro-húngaro. Sus biografías posteriores ya no contienen tales afirmaciones.
Sobre el colapso temporal del socialismo en Yugoslavia
La Revolución de Octubre representa un tema candente y actual incluso después del “colapso” del socialismo, o al menos de sus reliquias en el territorio de la ex Yugoslavia. La posición de Yugoslavia y el desarrollo histórico de nuestro país frente a los acontecimientos de Octubre en Petersburgo no cesan de ser un tema popular entre el público profesional, así como la prensa sensacionalista. Es necesario decir que este tema es relevante como ejemplo de revisionismo histórico.
Después de la reconstrucción del capitalismo en nuestro país, la Revolución de Octubre comenzó a tener una connotación muy negativa en la esfera pública y entre las actitudes predominantes de la intelectualidad burguesa y los medios burgueses. Estos ataques ideológicos representan una parte integral del revisionismo histórico severo, es decir, la falsificación. Se pueden percibir procesos similares en mayor o menor medida en otros países socialistas de Europa Oriental y la URSS. Vamos a mencionar algunos de los postulados predominantes que no dejan de ser armas ideológicas utilizadas para atacar principalmente la conciencia de los trabajadores. El objetivo es crear una imagen de que los trabajadores no pueden lanzar por sí mismos procesos históricos, que la base de estos son intereses ocultos bien planificados de figuras poderosas de diversas esferas con sus motivos personales, que utilizan a los trabajadores como sus títeres para realizar los objetivos de diferentes esferas de intereses.
Vamos a enumerar algunas de estas "teorías":
- Es lógico que los adversarios y enemigos externos de Rusia estuvieran interesados ​​en una revolución. La Primera Guerra Mundial estaba siendo combatida, Rusia estaba luchando contra Alemania. Por lo tanto, es evidente que la Revolución de Octubre fue el interés y el hecho de Alemania.
- La Revolución Rusa de 1917 fue una revolución instigada por los intereses petroleros estadounidenses y europeos con el objetivo de tomar el control de los campos petroleros rusos de manos del dúo Rothschid-Nobel.
- Los organizadores originales del movimiento comunista y la Revolución de Octubre fueron judíos, por lo que la Revolución de Octubre fue de hecho un intento judío de ocupar Rusia.
- El Servicio de Inteligencia inglés financió e instruyó cuidadosamente a los revolucionarios rusos durante años. Tres de cinco congresos del partido de Lenin se celebraron en Londres. Por lo tanto, la Revolución fue un acto de intereses ingleses. Los conflictos anglo-rusos habían durado continuamente desde las guerras napoleónicas. Recordemos la guerra de Crimea y el papel subversivo constante de la diplomacia británica que frustró los intentos rusos de ocupar Constantinopla en varias ocasiones.
- Una amplia red de organizaciones conspirativas, modeladas en contra de las logias masónicas, operó a favor de la revolución en Rusia y jugó un papel decisivo en la constitución del primer gobierno provisional y posteriormente en su ruptura y triunfo de la revolución bolchevique.
Siendo un punto de inflexión para el proceso histórico que inspiró y no deja de inspirar a cientos de millones de personas, para la clase dominante la Revolución de Octubre es un objetivo que es legítimo atacar por todos los medios. Estos ataques son ataques a la conciencia del trabajador y forman parte del marco institucional de la política oficial de nuestro país. La Revolución de Octubre desapareció de la esfera pública, lo que significa que todas las calles, instituciones, clubes, etc., que llevaban un nombre o asociación con la Revolución de Octubre, han sido renombrados. Los libros de texto de historia de la escuela consideran este acontecimiento como un punto de inflexión para "introducir una dictadura bolchevique" en su interpretación no científica.
NKPJ (el nuevo partido comunista de Yugoslavia) y la Revolución de Octubre
En tiempos difíciles antes de la desintegración de Yugoslavia, en la situación de desorientación ideológica de la clase obrera y culminación de los ataques anticomunistas, desde el período anterior a la Segunda Guerra Mundial, un paso cualitativo en la defensa de los logros de la Revolución de Octubre en Yugoslavia, la afirmación y el establecimiento de ellos como objetivos vitales de nuestra clase obrera, se hizo formando el Nuevo Partido Comunista de Yugoslavia en 1990. Las inspiraciones libertarias, democráticas e internacionalistas que nos han guiado en nuestro trabajo durante veintiséis años, son incompletas sin la inspiración que sacamos del mayor acontecimiento de la historia de la civilización humana: la Gran Revolución Socialista de Octubre. Nuestro compromiso con los principios auténticos del marxismo-leninismo, que nos han guiado desde nuestra fundación, ha puesto el legado de la Gran Revolución Socialista de Octubre como la más alta prioridad en la orientación ideológica y práctica de nuestro partido.
Las actividades conmemorativas en forma de eventos científicos, políticos, culturales y artísticos que organizamos cada año para conmemorar el día de la Revolución de Octubre se han convertido en una tradición. Son la manifestación más solemne de nuestro compromiso con el trabajo del socialismo científico y son organizadas regularmente por nuestro partido
Sin embargo, aún más importante es el hecho de que nuestro partido interpreta constantemente los acontecimientos de Octubre y su importancia a través de nuestro programa, opiniones políticas, declaraciones públicas, actividades y de otras maneras. Así, según la postura de la NKPJ, la Revolución de Octubre fue la madre de todas las revoluciones proletarias subsiguientes, fue llevada a cabo por la clase obrera en alianza con el campesinado y la intelectualidad progresista, con el protagonismo del Partido Comunista Bolchevique encabezados por Lenin. Gracias al éxito de la revolución y la posterior victoria en la guerra civil, se estableció la URSS, el primer estado de trabajadores y campesinos del mundo. El NKPJ reitera constantemente que el éxito de la Revolución de Octubre demostró la corrección de las enseñanzas marxistas-leninistas sobre la inevitabilidad de un derrocamiento de la burguesía por una revolución y el establecimiento de una dictadura del proletariado, el modo más democrático de organización social en la etapa precomunista, necesaria para el establecimiento y desarrollo exitosos del socialismo. La revolución y la dictadura del proletariado representan sólo una etapa del proceso de lucha de clases que se desarrolla continuamente mientras existan las clases de los capitalistas y proletarios; esta lucha es dinámica, tiene altibajos, victorias y derrotas de ambos lados, pero el Gran Octubre solidificó el hecho inevitable de que el socialismo es una etapa legítima en el desarrollo de la sociedad humana.
Inspiración continua para las nuevas victorias del trabajador
Los pueblos de Yugoslavia lograron su contribución a la creación de una nueva etapa en el desarrollo histórico de la civilización humana marcada por el Octubre Rojo. Nuestro pueblo recibió con entusiasmo la noticia de la victoria de la Revolución de Octubre en Rusia, hombro con hombro con el proletariado internacional, y también desempeñaron su papel tanto en la revolución como en difundir su llama en toda nuestra región.
Así, la Revolución de Octubre, además de su carácter e importancia histórica e internacionalista, se convirtió en un acontecimiento importante en la historia nacional de nuestro pueblo y una inspiración para procesos políticos, históricos, culturales y económicos. Lo sigue siendo, como una inspiración duradera que demuestra que el gobierno de los trabajadores y campesinos no es sólo una utopía y que los opresores pueden ser derrotados y que los suprimidos pueden liberarse de sus grilletes. Las ideas de la Revolución de Octubre siguen siendo un ejemplo importante de inspiración libertaria para nuestra gente amante de la libertad, que en los torbellinos de la historia mundial han perdido con tanta frecuencia su libertad, su independencia y su dignidad que todavía están en juego y amenazados por los intereses de los grandes imperialistas poderes para los cuales los Balcanes no cesan de ser una esfera de gran interés.
En vísperas del centésimo aniversario del gran aniversario de la Revolución de Octubre, a pesar de todos los problemas que la humanidad enfrenta hoy en día, queremos destacar una nueva dosis de optimismo y orgullo, de inspiración revolucionaria y la necesidad de una lucha persistente y constante por la causa del proletariado basada en los principios más consistentes -los principios del marxismo-leninismo. Es una inevitabilidad histórica y un hecho cierto que la contrarrevolución es siempre seguida por una nueva revolución, que las derrotas actuales sufridas por la humanidad, y el proletariado en particular, son sólo un momento antes de un nuevo episodio cuando los trabajadores volverán a tomar el poder en nuestro país también, cuando el poder irá a aquellos que producen bienes materiales y espirituales. A pesar de todos los altibajos que el socialismo ha tenido en los últimos cien años, ha demostrado ser un requisito previo clave para el desarrollo y el progreso de la civilización humana en la época moderna.
¡El futuro pertenece al socialismo!

Referencias:
1. Military Encyclopedia, Military History Encyclopedia, 1975
2. Andrej Mitrović, Serbia s Great War, 1914-1918, Purdue University Press, 2007
3. History of the SKJ. Communist, 1985
4. Nikola Grulović,Yugoslavs in the war and OctoberRevolution, Rad, 1965

Colaboradores