En cuanto a la necesaria participación de los trabajadores en el partido y los sindicatos. amargas lecciones históricas para una mejor lucha organizada por el socialismo

  • 6/03/19 18:46

Introducción
Se han escrito numerosos análisis sobre las debilidades que acompañaron la construcción del socialismo. El objetivo de este artículo es llamar la atención sobre un hecho a menudo descuidado: la degradación del partido desde dentro, su separación de la clase obrera y los sectores populares.
Numéricamente, la Liga de los Comunistas de Yugoslavia alcanzó su apogeo en 1982, con más de 2,1 millones de miembros, el 9,6% de toda la población y el 28,6% de la población ocupada. ¿19? La LCY surgió en 1919 como el Partido Socialista Obrero de Yugoslavia (Comunistas). En 1920, en su segundo congreso en Vukovar, cambió su nombre a Partido Comunista de Yugoslavia (PCY). Con decenas de miles de miembros, quedó en tercer lugar en las elecciones yugoslavas para la asamblea constituyente en 1920 y organizó huelgas a gran escala. Pero el Partido pronto fue prohibido. La membresía del partido disminuyó de 65,000 en 1920 a 1,000 en 1924. En vísperas de la Segunda Guerra Mundial, a pesar de las importantes pérdidas de militantes en la Guerra Civil Española y la represión del régimen yugoslavo, el Partido, logró reconstruir un poco sus filas, en particular las de su organización juvenil. En 1941 logró organizar la resistencia contra los invasores fascistas. Después de la guerra, el PCY llegó al poder.1
Escision yugoslavo-soviética
Los países de Europa Central y Oriental, que encabezaron duras luchas durante los años 1945-1948 para construir el socialismo, tenían mucha menos experiencia que el Partido Soviético. Ideológicamente, no eran sólidos: el hecho de que cientos de miles de nuevos miembros se unieran, a menudo provenientes de círculos socialdemócratas, los hacía fácilmente sujetos al oportunismo y al nacionalismo burgués.
En el momento de la invasión alemana en 1941, el Partido Yugoslavo, clandestino, tenía 12,000 miembros; 8,000 de ellos fueron asesinados durante la guerra. Pero ganó 140,000 miembros durante la resistencia y 360,000 más para la primera mitad de 1948. Decenas de miles de kulaks, burgueses y pequeñoburgueses se habían unido al Partido.
Ya en 1948, el modelo socialdemócrata antisoviético fue adoptado por la dirección del Partido Comunista de Yugoslavia.
El Partido no tenía una vida interna regular, no había discusión política, por lo que no había crítica marxista-leninista y autocrítica; los dirigentes no fueron elegidos, sino seleccionados.
En junio de 1948, la Oficina de Información de Partidos Comunistas, que incluía ocho partidos, publicó una resolución en la que criticaba al Partido Yugoslavo. Subrayó que Tito no prestó atención al aumento de las diferencias de clase en el campo ni al auge de los elementos capitalistas en el país.
Una vez publicada esta crítica, Tito inició una purga masiva. Todos los elementos marxistas-leninistas del Partido fueron aniquilados. Dos miembros del Comité Central, Zhujovic y Hebrang, ya habían sido detenidos en abril de 1948. El general Arso Jovanovic, Jefe del Estado Mayor del Ejército Partisano, fue detenido y asesinado, al igual que el general Slavko Rodic.
Pero, unos meses más tarde, los titistas asumieron públicamente la vieja teoría socialdemócrata de pasar del capitalismo al socialismo sin lucha de clases. Bebler, Viceministro de Asuntos Exteriores, declaró en mayo de 1949: "No tenemos kulaks como los que había en la URSS. Nuestros campesinos ricos participaron en masa en la guerra de liberación del pueblo... ¿Sería un error si logramos que los kulaks pasen al socialismo sin lucha de clases?"
En 1951, Tito comparó a los comunistas yugoslavos que seguían siendo leales marxistas-leninistas con la Quinta Columna Hitleriana, justificando así el arresto de más de 200,000 comunistas, según el testimonio del coronel Vladimir Dapcevic. Tito escribió: "Los ataques de los agresores fascistas han demostrado que se puede atribuir mucha importancia a un nuevo elemento: la Quinta Columna. Es un elemento político y militar que se pone en marcha en la preparación para la agresión. Hoy en día, se está intentando algo similar en nuestro país, bajo diferentes formas, particularmente por los países de la Comintern".
Milovan Djilas, miembro del Politburó del PCY, calificó al estado soviético como un "edificio monstruoso del capitalismo de Estado" que "oprimió y explotó al proletariado". Según Djilas, Stalin luchó "para aumentar su imperio capitalista de estado e, internamente, para reforzar la burocracia". "El Telón de Acero, la hegemonía sobre los países de Europa del Este y una línea política agresiva se han vuelto indispensables para él". M. Djilas habló de "la miseria de la clase trabajadora que se esfuerza por los intereses de la burocracia y los privilegios de la burocracia". "Hoy en día, la URSS es objetivamente el poder más reaccionario". Stalin "practica el capitalismo de Estado y es el líder principal espiritual y político de la dictadura burocrática", continuó "algunas de las teorías hitlerianas son idénticas a las teorías de Stalin, tanto desde el punto de vista de su contenido como de los práctica social".
En 1948, Kardelj, miembro del Politburó del PCY, todavía decía ser fiel a la lucha antiimperialista. Dos años más tarde, Yugoslavia avaló la guerra de Estados Unidos contra Corea. El London Times informó: "El Sr. Dedijer ve los acontecimientos en Corea como una manifestación de la voluntad soviética de dominar el mundo... si esto se va a resistir con éxito... los trabajadores del mundo deben "darse cuenta de que ha aparecido otro pretendiente de la dominación mundial, y deshacerse de las ilusiones sobre la Unión Soviética que representan una supuesta fuerza de democracia y paz".2
Así que Tito se había convertido en un simple peón en la estrategia anticomunista de Estados Unidos. Tito declaró al New York Herald Tribune que "en caso de un ataque soviético en cualquier parte de Europa, incluso si el empuje estuviera a kilómetros de las propias fronteras de Yugoslavia", “haría batallas instantáneamente en el lado de Occidente... Yugoslavia se considera parte del muro de seguridad colectiva que se está construyendo contra el imperialismo soviético".
En el ámbito económico, las medidas socialistas que Yugoslavia había adoptado antes de 1948 eran liquidadas. Alexander Clifford, corresponsal del Daily Mail, escribió sobre las reformas económicas adoptadas en 1951: "Si le resulta, parece que Yugoslavia terminará menos socializada que Gran Bretaña: los precios de las mercancías... determinados por el mercado, es decir, por la oferta y la demanda; los salarios y costos... fijados sobre la base de los ingresos o beneficios de la empresa; empresas económicas que deciden independientemente qué producir y en qué cantidades; no hay mucho marxismo clásico en todo eso".
La burguesía angloestadunidense pronto reconoció que Tito iba a ser un arma muy efectiva en su lucha anticomunista. La edición del 12 de abril de 1950 de Business Week dice: "Para los Estados Unidos en particular y Occidente en general este estímulo de Tito ha demostrado ser una de las formas más baratas hasta la fecha de contener el comunismo ruso. Hasta la fecha, la ayuda de Occidente a Tito ha llegado a 51.7 millones de dólares. Esto es mucho menos que los miles de millones de dólares que más o menos Estados Unidos ha gastado en Grecia para el mismo propósito".
Desde su 7º congreso de abril de 1958, el partido yugoslavo sostuvo que los comunistas "ya no deberían preocuparse principalmente por cuestiones relacionadas con el derrocamiento del capitalismo", que era posible lograr el socialismo sin una revolución y que los partidos comunistas no necesitan aspirar al monopolio del poder para luchar por la construcción del socialismo.
Autogestión yugoslava: capitalismo bajo bandera roja
A medida que Yugoslavia rompió con la Unión Soviética e inició su propio camino económico, político e ideológico específico. Fue un sistema que criticaba públicamente las "desviaciones burocráticas" de la Unión Soviética, que gritaba "centros de trabajo para los trabajadores", que "abolió" su propio Partido Comunista y estableció su propio camino en la política de la Guerra Fría. Pero también era un sistema con sus propias contradicciones, un sistema que criticaba la burocracia de los demás mientras que la suya estaba creciendo, un sistema que representaba la autogestión de los trabajadores sólo en el papel mientras los tecnócratas y gerentes dirigían la economía en la práctica, un sistema que "abolió" el Partido Único simplemente con un cambio de nombre y un sistema que arremete contra el imperialismo mientras tomaba un papel activo en él.
La idea de la autogestión nunca fue parte de la tradición marxista y nunca fue y nunca será capaz de abordar el capitalismo y reemplazarlo. La autogestión yugoslava mantuvo las relaciones capitalistas seguras, declaró la ley de valor, la fabricación de productos básicos y el intercambio de mercado como meras "herramientas económicas" que existen en todas las economías, y resolvió cada crisis económica y política con una liberalización más amplia como principal medida de austeridad.
La autogestión es un enfoque ideológico de los autónomos, artesanos y campesinos que quieren un sistema de mercado sin monopolio en el que puedan competir libremente. Por supuesto, en el caso de Yugoslavia había monopolios bastante obvios y el mercado no era tan "libre" como algunos querrían. Además, el cambio de nombre del Partido Comunista de Yugoslavia (PCY) a Liga de los Comunistas de Yugoslavia (LCY) no fue accidental. Su esencia es el cambio de los conceptos “clase” por “pueblo”, es decir, la supresión de la clase obrera en la confusión del término "pueblo", que hacía subterfugios ideológicos para explicar la existencia de las clases sociales, de la sociedad dividida en clases, pero también de nacionalismo creciente.
La restauración del capitalismo en Yugoslavia proporciona una nueva lección histórica al movimiento comunista internacional.
Esta lección nos muestra que aunque la clase obrera haya conquistado el poder, la lucha se prolonga entre la burguesía y el proletariado, la lucha por la victoria continúa entre los dos caminos del capitalismo y el socialismo, y que existe el peligro de que el capitalismo pueda ser restaurado.
La composición social y la estructura del PCY
La composición social del partido tiene un gran significado ideológico-político. Los partidos comunistas están estrechamente vinculados a la clase obrera, a los trabajadores y a las masas avanzadas.
El PCY presenta dos periodos cuando se trata del análisis de su composición social.
El primero, la prohibición del PCY. Durante la dictadura, las actividades del Partido fueron forzadas a la clandestinidad por la brutal represión, se confiscaron todos los bienes del Partido, las asociaciones sindicales y la organización de huelgas y manifestaciones de trabajadores también fueron prohibidas como ilegales, todas las organizaciones de frente del partido fueron prohibidas como ilegales, comenzaron las detenciones masivas, miles de comunistas fueron perseguidos, encarcelados, torturados y asesinados, y el PCY recibió un fuerte golpe, lo que afectó dramáticamente su estructura organizativa.
El Partido Comunista de Yugoslavia (PCY) tuvo al comienzo de la Segunda Guerra Mundial 12,000 miembros.
El segundo, es el conflicto con la URSS en 1948. De 1948 a 1952 el Partido expulsó a 218,379 miembros que fueron admitidos en el PCY hasta la primavera de 1948. A principios de 1948 el PCY tenía 285.147 miembros. En el 6º Congreso, el Partido Comunista de Yugoslavia cambió su nombre a la Liga de los Comunistas de Yugoslavia, adoptó el nuevo Programa del Partido y abolió la candidatura para ser miembro. Esto tendría consecuencias importantes para el destino de la Liga de los Comunistas de Yugoslavia.3
En el año anterior a la Segunda Guerra Mundial, la dirección del PCY consistía en 18 trabajadores, 16 intelectuales, tres oficiales y un campesino. En el primer congreso del partido en la posguerra, la composición cambió significativamente. De los 109 miembros de la más alta dirección del partido, el 38% eran trabajadores, el 5% campesinos y el 57% funcionarios (de estos, 59% de clase media, 38% de familias rurales y 5% de familias de clase trabajadora). En los años siguientes, el número de miembros aumentaría de un año a otro, pero también oscilará significativamente el número de los que están excluidos o abandonarán la organización. La ola más importante de abandono del partido ocurrió durante la década de 1970, cuando muchos militantes abandonaron el partido por a la apatía debido al giro cada vez más hacia el mercado y al fortalecimiento del nacionalismo en Yugoslavia. Por otro lado, esto abrirá la puerta al avance y ascenso de burócratas y profesionales, que en años posteriores desempeñarán un papel clave en la ruptura del Partido y su desaparición de la escena política. En esos años, lo más representativo de la membresía del Partido son también su dirigencia, los llamados trabajadores profesionales del partido, analistas, trabajadores administrativos, y los trabajadores ocuparán sólo 8 lugares por representación de 13 grupos. La mayor disminución de la membresía fue la de la población rural, que disminuyó del 50.6 por ciento en 1946 al 7.4 por ciento en 1971. Simplemente desde finales de los años 60, el partido seguía con una creciente burocracia con las mismas condiciones en tanto que la ideología oficial continuó afirmando que estaba actuando en nombre de la clase obrera y la clase trabajadora.
Es evidente que, en las últimas dos décadas dentro del Partido, la burocracia estaba dominando cada vez más, lo que desató el camino hacia el colapso del socialismo en Yugoslavia.
La Liga de los Comunistas de Yugoslavia (LCY) fue la fuerza política dominante en la Yugoslavia socialista. Se derrumbó después de su 14vo. Congreso extraordinario, que tuvo lugar en Belgrado del 20 al 22 de enero de 1990. Sin embargo, vale la pena señalar que en la década de 1990, ni una sola bala fue disparada en la defensa del socialismo yugoslavo. En la década de 1940, cuando surgió el socialismo yugoslavo, las viejas clases explotadoras respondieron con feroz y resistencia armada en defensa de sus propiedades, estatus, poder político y privilegios. Los trabajadores en la década de 1980, por otro lado, respondieron a las dificultades y la desintegración gradual del socialismo con oleadas de huelgas que tuvieron lugar en todas las repúblicas y provincias y fueron las más intensas en 1987-1988. Los trabajadores, finalmente, no defendieron la propiedad social y poderes y derechos que les otorga formalmente la Constitución yugoslava. Sin embargo, es importante señalar que a lo largo de la década de 1980, las acciones de los trabajadores se limitaron en la mayoría de los casos a las formas clásicas de conflicto industrial: batallas por salarios más altos o mejores condiciones de trabajo y acciones contra la gestión corrupta.
En resumen, en la década de 1980 los trabajadores de Yugoslavia descubrieron que no podían utilizar las instituciones de autogestión socialista a su favor, mientras que la LCY fue percibida por ellos no sólo como extraños, sino también como hostil a sus intereses. Si bien estos hechos por sí solos no explican por qué los trabajadores no se organizaron, revelan las razones de su debilidad, razones que se harían cada vez más evidentes durante la transición y especialmente hoy en día. También proporcionan una explicación de por qué la transición ideológica de los electores nacionales de la LCY fue, debido a la derrota y la reducción sustancial de las movilizaciones de la clase trabajadora como un desafío y un posible correctivo a las estructuras partidistas, relativamente sin problemas y porque, como partido político burgués "reformado" o políticos burgueses normales, aceptaron el capitalismo disfrazado de reformas democráticas y de mercado, adoptando finalmente el neoliberalismo.
PERSPECTIVAS Y CONCLUSIONES
La historia yugoslava nos muestra que la restauración del capitalismo en un país socialista puede lograrse no necesariamente a través de un golpe de estado contrarrevolucionario o una invasión imperialista armada y que también se puede lograr a través de la degradación del grupo dirigente en ese país. La forma más fácil de capturar una fortaleza es desde dentro. Yugoslavia proporciona un caso típico en este aspecto.
Marx escribió: "No es importante lo que el trabajador como individuo piensa o hace, pero es importante lo que los trabajadores como trabajadores, como clase tienen que hacer para cumplir con su tarea histórica".
En la teoría y en las acciones, el lugar de los partidos marxistas-leninistas está siempre a la vanguardia. Y para combinar teoría con acciones, no debemos ir a la batalla solos, sino al frente de la clase obrera y sus aliados. Para entrar en batalla junto con ellos es necesario penetrar en sus filas y convertirse en uno con ellos. Sin embargo, debe decirse que todavía existen puntos de vista poco claros, dudas, miedo y falta de perspectiva en esta dirección.
La clase obrera no puede seguirnos a nosotros, a nuestros grupos o partidos marxistas-leninistas, si no nos ve en acción, porque en lo que respecta a la propaganda que posee la burguesía capitalista y sus partidos, sus medios de difusión son mucho más poderosos que los nuestros. Por lo tanto, las masas del pueblo tienen que vernos a nosotros, a los comunistas de acción, en acciones concretas contra el orden impuesto, contra el status quo, para contrarrestar la actividad negativa que crea la propaganda de la burguesía.
En estos momentos difíciles, cuando el capitalismo en crisis está tratando de fortalecer su dictadura salvaje, los sacrificios por parte de los marxistas-leninistas, la clase obrera y los elementos progresistas son indispensables, pero toda tarea revolucionaria requiere valor, inteligencia y acción vigorosa. No debe haber retirada ante esta situación.
Nuestra teoría marxista-leninista nos enseña que: Toda actividad revolucionaria debe guiarse por la teoría revolucionaria, que el partido marxista-leninista domina y aplica fielmente. El objetivo de todo movimiento revolucionario genuino debe ser establecer la hegemonía de la clase obrera. Esta hegemonía no implica en modo alguno que la clase obrera y su partido marxista-leninista no se vinculen con todas esas clases y estratos de la población, que están muy interesados en oponerse al orden capitalista opresor. Por el contrario, la hegemonía de la clase obrera presupone alianza con el campesinado obrero, los intelectuales progresistas, etc.
La fuerza emergente, la clase obrera, con su movimiento revolucionario puede desempeñar el papel principal en la causa del progreso social, en la transición del antiguo modo de producción y organización de la sociedad al nuevo mundo comunista.
Sólo aquellos que luchan pueden contar para ganar, y una vida mejor y justa para las personas es posible sólo bajo el socialismo. El capitalismo no puede ser reparado, sino destruido como obsoleto y dañino. Este acto revolucionario es una etapa dialéctica lícita en el desarrollo de la humanidad. Por lo tanto, el NPCY destaca con orgullo su lema "marxismo-leninismo, derribar el capitalismo".
¡Proletarios de todos los países, uníos!

 

Colaboradores