El internacionalismo proletario como arma de la clase obrera contra el nacionalismo y el chovinismo

  • 18/05/20 19:12

La cooperación de los trabajadores de diferentes países hacia un objetivo común comenzó junto con el surgimiento del capitalismo, la creación de la clase obrera moderna y su enfrentamiento con la burguesía. Como modo de producción, en el que la producción se socializó, el intercambio se universalizó y el capital se internacionalizó y se concentró cada vez más, el fin del capitalismo vendrá con la eliminación de la contradicción básica que lo caracteriza.

El marco básico de la lucha de las organizaciones revolucionarias por la toma del poder en nombre de la clase obrera son los países donde han nacido y a los que pertenecen. Sin embargo, la clase capitalista diversificó los mecanismos de sus ataques en la era del imperialismo y desafió el futuro de la humanidad en el marco internacional junto con sus daños y devastaciones en el marco nacional. Organizar un contraataque internacional contra esta amenaza no se contradice con la lucha contra las clases burguesas de cada país, es una necesidad indispensable. El internacionalismo proletario es extremadamente contemporáneo en este sentido.

Esto no es la única razón por la que el internacionalismo es contemporáneo. Han pasado casi treinta años desde el colapso del socialismo real. Hoy vemos claramente que estos treinta años significaron pérdidas y empeoramiento no sólo para los pueblos de las antiguas tierras soviéticas sino también para todos los pueblos del mundo. Entendemos mejor las conquistas y los valores del socialismo a medida que se profundiza la contradicción entre la creciente riqueza de un puñado de propietarios y las trágicas historias de vida de miles de millones de trabajadores pobres. La importancia de esta lucha por un orden social igualitario basado en la hermandad de los pueblos en base a clase, se hace más clara hoy en día.

La disolución temporal del sistema socialista ha tenido un efecto corrosivo sobre los partidos comunistas en términos de conciencia de clase. La debilidad de un gran número de partidos para observar y analizar la dinámica objetiva desde una perspectiva revolucionaria y para tomar el liderazgo en la lucha de los pueblos para transformar la sociedad, se hace evidente de manera extremadamente intensa; los levantamientos de masas permanecen "sin dueño" o se marchitan. Es necesario reavivar una interacción internacionalista entre los partidos de la clase obrera para poner fin a esta debilidad.

Basado en todos estos requisitos, este artículo tiene como objetivo recordar la definición del internacionalismo y discutir algunos casos concretos de la defensa del internacionalismo por el Partido Comunista de Turquía.

¿El internacionalismo es sólo una llamada a la solidaridad y la fraternidad?

El internacionalismo es uno de los valores indispensables de la lucha de clases. Reducirlo a una supuesta solidaridad internacional sólo con consignas sería injusto para la acumulación de 150 años obtenida por la clase obrera en nombre del internacionalismo, y supondría la retirada de esta lucha. La tarea de los partidos de la clase obrera no es ni "conformarse con lo que hay“ ni hacer muestras apolíticas e insinceras de amistad sin contenido alguno. Desgraciadamente, no son pocos los casos que reducen el internacionalismo a este nivel, y es muy triste ver que a veces estos casos pueden convertirse en caricaturas que bailan al son del anticomunismo.

Esta sugerencia no significa en absoluto la negación de ser herederos de una historia universal entre los partidos de la clase obrera, ni de un vínculo de camaradería en la lucha por un ideal común, ni de la importancia de compartir un espíritu común.

El internacionalismo encomienda a los partidos de vanguardia algunas tareas para la lucha por el establecimiento de una sociedad basada en la igualdad del proletariado mundial, ya que el cumplimiento de estas tareas se convierte en su razón de ser.

El argumento de los bolcheviques de que no debían apuntar sus armas a sus hermanos de clase sino a su propia burguesía durante la Primera Guerra Mundial sirvió para esta tarea. Convertir la guerra imperialista en una guerra civil con el objetivo de tomar el poder se convirtió en una de las decisiones clave que condujo a la Revolución Bolchevique, el hasta ahora mayor paso para abolir el orden de explotación en todo el mundo. Este fue uno de los argumentos que allanaría el camino para el establecimiento[1] de la Comintern que surgió para convertirse en un partido mundial justo después de la Revolución de Octubre; por lo tanto, Lenin hablaba de la nueva internacional de esta manera incluso antes de su establecimiento. Organizadas en el marco de un programa revolucionario, las secciones de la Comintern encontraron su resolución común de luchar en sus propios países contra el oportunismo, la socialdemocracia y el socialchovinismo y la traición a la Segunda Internacional. Al celebrar el centenario del establecimiento de la Comintern, nosotros, los partidos que buscamos la revolución, debemos revisar de nuevo a favor y en contra de qué se llevó a cabo este establecimiento.

Por supuesto, muchos factores como las condiciones específicas de cada país, el nivel de politización general de la clase obrera, el ritmo y las condiciones concretas de la lucha, las tendencias de la burguesía en el país y en el orden imperialista, y si hay algún levantamiento revolucionario determinarán la estrategia política y la táctica del partido comunista que lucha en ese país. El hecho de que todo esto no coincida completamente entre sí, no significa necesariamente que los partidos revolucionarios no vayan a actuar en solidaridad internacionalista; tal cosa no sería anticipada. Discutiendo de manera competente lo que era o no el internacionalismo en el contexto de la Primera Guerra Mundial, Lenin señaló que, a este respecto, la autonomía de los diversos partidos está fuera de toda duda.[2] Asimismo, las diferencias de escala o las distancias físicas entre ellas no pueden justificarse para excluir el internacionalismo.

Sin embargo, el internacionalismo no puede existir con una supuesta unión de partidos que han perdido sus características revolucionarias, de cuyos análisis se desprenden de alguna manera soluciones favorables al establecimiento, de cuyos programas se contradicen entre sí en cuanto a los esquemas, por no hablar de los detalles. Si la etapa imperialista es la etapa más alta del capitalismo, si es la época de las crisis y de las revoluciones socialistas, el internacionalismo debe tener características antiimperialistas; y tal vez dicho futuro no esté muy lejos para que tengamos que actuar a un ritmo acelerado y no podemos perder tiempo con uniones no realistas. Por supuesto, no se debe llegar aquí a una conclusión como la de omitir los lazos y vínculos desarrollados históricamente; por el contrario, necesitamos empujar los límites para llenar tales uniones con un contenido real y tangible.

Entre las tareas reales del TKP se encuentran las siguientes cuestiones, algunas de las cuales están directamente relacionadas con el internacionalismo.


[1] Social-Chauvinists and Internationalists, Lenin Collected Works, Progress Publishers, 1964, Moscow, Volume 24, pages 324-325.
[2] On the Struggle Against Social-Chauvinism, Lenin Collected Works, Progress Publishers, 1974, Moscow, Volume 21, pages 199-204.

 

La fraternidad en ambas orillas del Egeo

No necesitamos ir muy lejos para el primer ejemplo. Una declaración común suscrita por el KKE y el TKP dirigida a las clases trabajadoras de ambos países demuestra que el internacionalismo es la única arma contra los nacionalismos turco y griego y contra los sentimientos hostiles de los pueblos entre sí, que han demostrado su utilidad como instrumento del imperialismo en el Egeo y el Mediterráneo. Es la promesa de los comunistas de "no apuntar sus armas a sus compañeros de clase" en los dos países capitalistas donde los gobiernos han colaborado con el imperialismo occidental y han competido entre sí para ser el aliado más cercano de éste; los dos países que se convirtieron en miembros de la OTAN, la máquina de guerra del imperialismo. Más que un signo ordinario de solidaridad, es un llamado programático para abolir la barbarie capitalista. Es un plan de acción internacional suscrito por los partidos que interpretan los acontecimientos en la región y en el mundo con la luz del marxismo-leninismo.

"Nuestros partidos se dirigen a los pueblos de los dos países, a los pueblos de la región, y los llamamos a reforzar la lucha contra el sistema de explotación que genera crisis, desempleo, pobreza, refugiados, degradación educativa-cultural, intervenciones y guerras imperialistas. Fortalecer los esfuerzos por la unidad de clase de la clase obrera, la alianza social con los oprimidos por la strata social monopolista, desarrollar la lucha de clases, la lucha por el poder de los trabajadores, por el socialismo, que en nuestros días es más actual y necesaria que nunca".

Las líneas de esta declaración hacen eco de los comunistas entre las tropas griegas que llamaban a negarse a disparar contra sus hermanos trabajadores a costa de perder la guerra, que fueron arrastradas al otro lado del mar Egeo para ocupar Anatolia bajo la presión de la Gran Bretaña, la principal potencia imperialista en 1920. Negarse a disparar en terreno ajeno contra otros pueblos es también abogar por la derrota de la burguesía del propio país y por los intereses de los trabajadores de todos los países. Esto es en sí mismo la comprensión de los bolcheviques del internacionalismo proletario. Aunque aquellos comunistas pagaron el precio con sus vidas, dejaron un legado revolucionario para los últimos cien años.

La propaganda de la declaración es una lucha política e ideológica contra la ideología nacionalista hegemónica que pretende debilitar a los trabajadores y hacer retroceder la conciencia de clase. La declaración apuntaba directamente a los sentimientos nacionalistas de la burguesía y, además, ofrecía una solución.

Internacionalismo para la solución de clase del problema de Chipre

La historia de Chipre está llena de provocaciones imperialistas debido a la ubicación de la isla, sus recursos y su importancia estratégica en términos comerciales y militares. Los intereses de los monopolios internacionales han provocado a diferencias étnicas y nacionales el uno contra el otro en Chipre, lo que ha dado lugar a tantas devastaciones, incluidas acciones sangrientas, golpes e intervenciones militares hasta el día de hoy. La cuestión chipriota se ha convertido en "la materia prima permanente de las políticas nacionalistas"[3] tanto en Turquía como en Grecia, este discurso ha vuelto a los pueblos unos contra otros, y siempre se ha convertido en un pacificador útil para que la burguesía subyugue a la clase obrera.

Mirando a partir de hoy, el análisis de un enfoque que tenía insuficiencias en términos de internacionalismo podría dar una idea sobre la actitud que deben desarrollar los partidos comunistas. Los planteamientos de la izquierda turca que defendían la adopción del antiimperialismo y el patriotismo en el decenio de1960, mientras abogaban por una intervención en el Estado soberano de Chipre, es un ejemplo en el que el nacionalismo superaba al internacionalismo. Esta coincidencia temporal con las tesis nacionalistas de la burguesía se convirtió en una actitud discutible en lo que respecta a la lucha por la paz y al internacionalismo proletario, aunque se basaba en un enfoque antioccidental.

Lo que desempeñó un papel en este caso, cuando los intereses nacionales se convirtieron en una tesis básica de un partido revolucionario socialista, puede ser la falta de un enfoque de clase en tales análisis en este período. La creciente legitimidad de los movimientos anticolonialistas, las luchas por la liberación nacional y la independencia en los 60, durante la Guerra Fría eclipsaron a veces los antagonismos de clase. En la izquierda, la defensa del antiimperialismo y el patriotismo en el marco de la lucha por la emancipación de Turquía contra la opresión imperialista significaba el uso de la lengua nacionalista de la burguesía turca en lo que respecta a la cuestión de Chipre. Ese mismo período nos ha dejado el legado de una de las experiencias políticas más importantes de la historia de la clase obrera turca. Aunque la cuestión de Chipre es sólo una parte de ella, cuando se considera desde hoy, se puede sugerir que se podría haber desarrollado un enfoque diferente.

Hoy en día, el Mediterráneo oriental está más preñado de provocaciones que nunca. Estamos atravesando un período en el que los monopolios de la energía buscan dar forma al uso de los recursos recién descubiertos para sus intereses, y los estados imperialistas hacen planes de división oscilando entre alianzas y competencias. Es posible ver aún hoy que estos planes representan grandes peligros para los pueblos de la región. Siguiendo una política exterior sin principios, jugando con las contradicciones entre los Estados imperialistas y actuando de forma extremadamente pragmática para sus objetivos expansionistas, la burguesía turca encuentra apoyo para estos objetivos en la ideología nacionalista que aplica en el país por medio de su papel de "garante" en Chipre. No hay ninguna razón aparente para que ningún conflicto no se extienda a Turquía; y en tal conflicto, la sangre de los trabajadores, que las fuerzas hegemónicas tratan de convencer con la ilusión de "gran poder" a través de tesis nacionalistas, se derramará, a menos que organicen una fuerte resistencia contra este conflicto.

Tenemos que decirlo claramente con el coraje de los bolcheviques de hace un siglo: Para el Partido Comunista de Turquía, la defensa de la independencia e integridad de Chipre y el poder socialista del pueblo trabajador de Chipre es una responsabilidad fundamental. Como organización que lucha contra las sucias manos del imperialismo en toda la región, incluyendo Chipre, y contra la burguesía turca que persigue su propia parte, esta responsabilidad es mucho más que mostrar solidaridad desde el extranjero o simplemente apoyar una demanda. El internacionalismo debe ser un elemento clave de la lucha de los pueblos turco y chipriota contra su enemigo común; debe basarse definitivamente en una base de clase y rechazar todas las propuestas de solución que impliquen la inclusión de la burguesía, más o menos, en cualquier aspecto. Esta tesis no contradice el patriotismo, ya que el imperialismo sigue siendo una amenaza para ambos pueblos en los dos países. Por supuesto, esta lucha debe implicar el fin de la ocupación de Chipre bajo la etiqueta de "Estado garante" y la abolición del sistema social que lo permite. Debe implicar la expulsión del imperialismo de la isla, con todas sus extensiones, los órganos administrativos superiores, las bases militares y las fuerzas, incluidas las de las Naciones Unidas.


[3] Ahmet An, Kıbrıs’ta Üç Dönem Üç Aydın, Yazılama Yayınları, s 9.
 

Los trabajadores kurdos y el TKP

El cambio de política exterior del gobierno turco a favor de Occidente y sus relaciones con el imperialismo después de la Segunda Guerra Mundial significó nuevos ajustes en los asuntos internos también. La burguesía paradójicamente recurrió al instrumento del nacionalismo mientras reforzaba este compromiso; no sólo los partidos de derecha y el gobierno, sino también la socialdemocracia y la oposición pro-establecimiento utilizaron el nacionalismo. Un aspecto de esto es la propaganda nacionalista contra los kurdos, armenios y griegos. Otro aspecto es la mayor explotación de los trabajadores kurdos, ya que este hecho siempre se ha mantenido estable independientemente de las tendencias coyunturales de la burguesía. Otro aspecto es la supresión de la Izquierda que estaba pasando por un nuevo despertar, y el anticomunismo que ha permanecido permanentemente incluso después de que la Unión Soviética dejara de ser una "amenaza".

No podemos argumentar que Turquía es un caso completamente específico a este respecto. En muchos países, el nacionalismo está siendo fomentado por el imperialismo, las organizaciones con ideologías nacionalistas/fascistas son apoyadas financieramente, entrenadas, manipuladas y armadas. Las estructuras paramilitares del nacionalismo son excepcionalmente contrarrevolucionarias, y sus primeros objetivos son siempre las personas de izquierda de ese país. En este sentido, el nacionalismo debilita a la clase obrera no sólo separando a los pueblos entre sí, sino también socavando las fuentes intelectuales de la lucha socialista.[4] Sin embargo, lo que hay que subrayar en el caso de Turquía es que el nacionalismo va de la mano del islamismo, y que estas dos ideologías reaccionarias se fomentan mutuamente, lo que conduce conjuntamente a una mayor destrucción del país.

Por otra parte, el movimiento político kurdo también utiliza otra versión del nacionalismo, ya que se convirtió en uno de los elementos permanentes de la política turca, como consecuencia tanto de la dinámica interna de Turquía como del auge de las políticas de identidad en todo el mundo a partir del decenio de 1980. Debe describirse como un movimiento burgués con las políticas que sigue en Turquía y en la región. Su distancia de la Resistencia de Junio, que fue el mayor levantamiento popular contra el dominio del AKP en 2013, su deseo de incluir a los EE.UU. en el proceso de solución, su voluntad de llevar a cabo el papel de una “herramienta” para que el imperialismo estadounidense pueda operar en la región, su interacción con las organizaciones representativas de la clase capitalista turca y su capacidad de reprimir a los elementos de izquierda dentro de sí mismo son los ejemplos habituales de nacionalismo, que son de hecho consistentes en sí mismos.

El TKP defiende que la lucha del pueblo trabajador kurdo por la igualdad y la libertad podría lograrse no sobre la base de la identidad sino de la clase. Desde este punto de vista, no hay que olvidar que toda solidaridad internacionalista en nombre de la izquierda con el pueblo kurdo, que está oprimido en términos económicos, sociales y culturales, debe realizarse apoyando la lucha independiente de la clase obrera en Turquía y no los movimientos contaminados por el nacionalismo.


[4] The recent history of Turkey is carries the stain of the murders of socialist intellectuals and trade-union leaders and even mass murders. Those that defend the fraternity of peoples without being socialists themselves were also subject to the ruthlessness of nationalism.
 

Los trabajadores inmigrantes y el internacionalismo

Obligados por el imperialismo a abandonar sus países de origen, obligados a inmigrar bajo la sombra de las armas o a falta de alternativas economicas, empezando a vender su mano de obra en otro país con un estatus formal o informal, los trabajadores inmigrantes constituyen hoy en día el uno por ciento de la población mundial.

Turquía ha sido uno de los países que ha recibido el mayor número de inmigrantes en los últimos años; es mas, se alega que el mayor número de inmigrantes vive en Turquía. Aparte de su ubicación geográfica, el gobierno tiene la culpa de este hecho por ser el principal responsable del desplazamiento de los pueblos de Oriente Medio con la autorización que obtuvo de la clase capitalista turca. Hoy en día, al menos el 80 por ciento de los inmigrantes de más de 4 millones viven en las ciudades. Las mujeres, los hombres y los niños se ven obligados a trabajar en condiciones graves y precarias en sectores de trabajo mayoritariamente manuales y casi sin poder de negociación. La burguesía es sumamente consecuente, ya que no ofrece ninguna proyección para la integración de estas personas; porque, de lo contrario, sería muy doloroso tratar las conclusiones si este estrato más frustrado y sufriente de la sociedad se emancipa y trata de conseguir derechos. En este sentido, la explotación de la mano de obra inmigrante es una de las fuentes de plusvalía indispensable del capitalismo del siglo XXI. A pesar de que vivan en guetos y zonas definidas, y aunque emigrar del mismo país y compartir una identidad nacional común les proporcione una cohesión inicial, una base temporal para protegerse mutuamente, los destinos de los jefes y los trabajadores inmigrantes divergen rápidamente unos de otros. Como los trabajadores sirios constituyen los estratos más pobres de nuestro país, al tiempo que están expuestos al odio de los ciudadanos, apoderados por el miedo de "perderemos nuestros empleos por su culpa"; según un informe del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo en 2018, el 70% de los jefes sirios están satisfechos con sus beneficios, no quieren volver a su país.

Ahora, en el octavo año de la guerra dirigida por el imperialismo en Siria, podemos observar con seguridad que los trabajadores inmigrantes forman parte de la clase obrera turca. El internacionalismo requiere cooperar y luchar junto con los trabajadores inmigrantes, teniendo en cuenta que fueron desplazados debido a una guerra en la que la burguesía turca había desempeñado un papel directo, y que por consiguiente están sujetos a la explotación de la misma burguesía.

El hecho de que la clase burguesa fuera la fuerza dirigente para crear la unidad nacional durante la etapa inicial del capitalismo tenía fundamentos concretos de acuerdo con sus intereses de clase. En manos de la burguesía perdió sus características progresistas en poco tiempo. El nacionalismo se convirtió en un instrumento de división de la clase obrera en términos étnicos y nacionales, asimilando los grupos minoritarios con estereotipos y provocando la enemistad en mayoría, y profundizando la explotación. En la política exterior, se utilizó para colonizar a los demás pueblos y para convencer a la clase media de sus políticas opresivas y expansionistas. El nacionalismo siempre ha sido una ideología reaccionaria y anticomunista en todas sus versiones sin excepción, que corrompe a la clase obrera, haciéndola temer su propia sombra mientras se convierte en enemiga de otros pueblos.

Lo más importante, como se ha destacado en los ejemplos anteriores, el nacionalismo es el colaboracionismo de clase. No importa el pretexto que se utilice, ya sea la paz, la independencia, el desarrollo, etc., al nacionalismo no se le debe dar ningún crédito. Amar la patria no debe ser la excusa para hacer compromisos que al final estén a favor de la burguesía. Los comunistas hacen política para transformar la patria donde nacieron, viven y producen, y para liberarla del poder de la burguesía. Esto es lo que define su amor por la patria, esto es lo que define su patriotismo.

Hoy en día, la nación como elemento de la superestructura no puede tener éxito en lo que hizo hace dos siglos, se queda corta para proporcionar la unidad a pesar de los antagonismos de clase. El internacionalismo es uno de los instrumentos más fuertes y contemporáneos de que disponemos para evitar una mayor destrucción de los trabajadores, una parte considerable de los cuales están desplazados, se quedan sin patria/tierra o se sienten "heimatlos", ya que la superestructura de la nación definida bajo el poder de la burguesía no puede contenerlos, o de las masas que están perplejas con las demagogias nacionalistas que se convierten en los soldados de a pie de antagonismos irreales y poco científicos.

El imperialismo está en crisis. La clase burguesa y sus representantes políticos nacionales e internacionales desean abandonar el impacto de la crisis, imponiendo la carga a la clase obrera, por la fuerza o por otros medios. Está únicamente en manos de la clase obrera y su vanguardia revolucionaria contrarrestar la influencia de los partidos burgueses sobre el pueblo trabajador y no permitir que esta crisis se convierta en una crisis total de humanidad. Los partidos comunistas deben prepararse hoy mismo sobre una base internacionalista para reunir toda la fuerza para la batalla final que se acerca, para los golpes más eficaces en las zonas geográficas donde la crisis puede conducir a situaciones revolucionarias. Ser internacionalista debe ser parte de la identidad comunista. Toda la experiencia que hemos adquirido en nombre del internacionalismo desde el establecimiento de la Comintern debe convertirse en el arsenal de los partidos bolcheviques de hoy.

Colaboradores