El giro obrero. El trabajo de los comunistas españoles para organizar a la clase obrera

  • 6/03/19 18:42

 

  1. La clase obrera como sujetorevolucionario.

El dominio a escala planetaria del capitalismo como modo de producción dominante impone sus reglas de funcionamiento a todos los países del mundo. Por lo que la contradicción capital-trabajo continúa siendo la pieza esencial sobre la que pivota el sistema de dominación capitalista y el engranaje básico que le hace funcionar. Y, en consecuencia, la lucha de clases sigue constituyendo el motor de la historia en las sociedades capitalistas contemporáneas.

Como Marx demostrara hace más de un siglo, el objetivo del modo de producción capitalista “no es sólo producción de mercancías, sino que esencialmente es producción de plusvalía”.

La conversión del capitalismo a su fase imperialista no hizo más que acentuar esta realidad. Periódicamente la agudización de las contradicciones internas propias del mismo modo de producción sacude hasta tal punto el conjunto del sistema que dificulta o imposibilita temporalmente que se complete el ciclo de reproducción ampliada, afectando, en consecuencia, a la obtención de la plusvalía por parte de la burguesía. Estamos entonces ante una crisis de sobreproducción y acumulación capitalista. La estrategia de la burguesía es siempre la misma: lanzar un ataque general contra la clase obrera.

En esa clave, desvalorizar el papel de la clase obrera en el modo de producción, ocultar su carácter revolucionario e incluso restarle valor a su papel en la sociedad, es la coartada perfecta que necesita la burguesía para justificar su ataque. Fomentar su división por países de procedencia o incluso negar su existencia como clase completan el círculo virtuoso de la manipulaciónideológica.

Naturalmente, para que una estrategia de manipulación sea eficaz debe presentarse como el resultado natural de las investigaciones actuales. Y en esa tarea, el concurso del posmodernismo es un auxilio teórico imprescindible, prometiendo dotar a los llamados “nuevos sujetos” de un marco teórico acertado, pues el marxismo-leninismo, dicen, ya no responde a la nuevarealidad.

 

Colaboradores