El Movimiento obrero de Kazajstán en el período de restauración del capitalismo y en las condiciones de la dictadura burguesa

  • 6/03/19 18:47

Movimiento Socialista de Kazajstán

En este artículo queremos analizar los procesos y tendencias en el movimiento obrero de Kazajstán a lo largo de la historia moderna desde 1991, para aprender de esto y establecer para nosotros mismos y para los trabajadores las próximas tareas.

La clase obrera de Kazajstán no se quedó muda y resistió incluso en las condiciones más adversas de desindustrialización, privatización, represión desatada y asesinatos políticos. El hecho de que Kazajstán haya establecido ahora las leyes más anti-obreras del periodo postsoviético, la prohibición de los sindicatos independientes, que se les retire a los obreros el derecho de huelga y de reunión, habla del grado de agudeza de la dictadura burguesa, que ha caído repetidamente en los métodos terroristas para romper la resistencia de los petroleros, metalúrgicos y mineros.

La huelga más masiva y prolongada en la ex Unión Soviética ocurrió en el oeste de Kazajstán en 2011, cuando los trabajadores petroleros resistieron durante casi ocho meses con el apoyo de la población local y los desempleados y pudieron presentar demandas políticas para la nacionalización de grandes industrias a gran escala bajo el control de los trabajadores y convocó a una huelga general con el lema de la renuncia del presidente y el gobierno. Esta huelga fue ahogada en sangre cuando la policía disparó contra una concentración pacífica de trabajadores en Zhanaozen.

Queremos mostrar la evolución de la conciencia política de los grupos avanzados de la clase obrera en la restauración del capitalismo y el establecimiento de una dictadura burguesa abierta, cuando todos los sindicatos independientes fueron prohibidos y el partido comunista más antiguo de Kazajstán fue liquidado por el tribunal. Necesitamos entender si hay perspectivas para la reactivación del movimiento obrero organizado, para concretar el papel de los comunistas en este proceso.

El surgimiento del movimiento obrero tras el fin de la URSS

Por supuesto, es necesario comenzar la historia moderna del movimiento obrero de Kazajstán y las antiguas repúblicas soviéticas desde finales de los años ochenta. Fue este período el que se convirtió en un punto de inflexión en la historia de la Unión Soviética y terminó con el golpe contrarrevolucionario de 1991, y más tarde con la restauración total del capitalismo.

"Perestroika", "glasnost", "democratización" en manos del grupo gobernante fueron las herramientas para aflojar el monopolio político del partido comunista, el desmantelamiento de la ideología del Estado proletario y la conducción de la primera gran transformación del mercado dirigida a la destrucción de la economía planificada. Las contradicciones inherentes a los tiempos de las "reformas de Kosygin" de los años 60 y principios de los 70, donde algunos métodos burgueses fueron admitidos en la economía socialista, causaron fenómenos de crisis inevitables en los años 80, que llevaron al poder al grupo liderado por Gorbachov que finalmente se posicionó para resolverlos a través de la "liberalización política" y mediante la admisión de mecanismos de mercado, que inevitablemente condujeron al desastre.

El sistema socialista también fue socavado por la llamada "economía sumergida", un verdadero cáncer, cuando algunos de los bienes y productos más populares fueron retirados de la circulación, creando una situación de grave escasez artificial en el país, y luego vendidos en el mercado negro a precios completamente diferentes. Esto creó la base económica para el surgimiento de los primeros elementos burgueses, que fue apoyado por el surgimiento de cooperativas y la asunción real de la diversidad de formas de propiedad, lo cual fue ideológicamente justificado por varias teorías del "socialismo de mercado" y el "socialismo con un rostro humano".

Fenómenos como el crecimiento gradual de la desigualdad social, causaron una indignación justa de los trabajadores de la Unión Soviética, lo que resultó en la celebración de las primeras huelgas de masas, la aparición de comités de huelga, clubes de trabajadores, asociaciones, etc. Los más significativos fueron la huelga de los mineros de 1989-1990, que involucró a regiones enteras de la RSFSR, la RSS de Ucrania y Kazajstán. Muchos historiadores, investigadores y los comunistas actuales creen que estas declaraciones, y especialmente la huelga de los mineros, fueron uno de los principales instrumentos políticos de la destrucción de la URSS y la economía planificada, ya que los mineros fueron casi una "guardia contrarrevolucionaria" más pro-mercado, y la joven capa superior del partido comunista dirigido por Yeltsin.

Hay mucha verdad en esto, pero inicialmente, e incluso en el período posterior, la mayoría de los trabajadores que participaron en las huelgas no se opusieron al socialismo y, por otra parte, no abogaron por la destrucción de la URSS. Las demandas eran de naturaleza económica y se referían al aumento de los salarios, la mejora de las condiciones de trabajo, la solución del problema de la escasez de bienes y productos, es decir, la mejora de la oferta de las regiones mineras, así como en parte los problemas de reforma de la economía planificada en la dirección de mejorar su eficiencia. Es decir, las huelgas fueron al final una reacción a las medidas antisocialistas del gobierno, destruyendo la economía planificada. Y los grupos de Gorbachov e Yeltsin emitieron principalmente sus propuestas y pensamientos contrarrevolucionarios bajo la tónica de la necesidad de una "reforma del socialismo", el regreso de los "principios de Lenin" y la "democracia de los soviets", etc.

La misma demagogia, pero con una porción de "autosuficiencia", fue utilizada por el Primer Secretario del Partido Comunista de Kazajstán, Nursultan Nazarbayev, durante sus visitas a la huelga Karaganda en 1989, donde durante un corto tiempo incluso albergó la sede central de El Sindicato Independiente de Mineros de la URSS encabezado por Karaganda Gennady Ozorovsky. Luego, a través de varias promesas de concesiones, Nazarbayev también expresó abiertamente su insatisfacción con el "Poder Monopólico del Centro" y presentó ideas de independencia económica, independiente del dictado de la Planificación y Administración Central. De hecho, estas propuestas en realidad significaron la destrucción del mecanismo económico nacional y la participación de las industrias extractivas en el "libre mercado". Es decir, en este ejemplo, está claro que fue la dirigencia quien introdujo en la práctica ideas y puntos de vista ajenos al socialismo, y no trabajadores que fueron en su mayoría fieles a las ideas comunistas.

Sin embargo, el hecho es que el movimiento obrero en ese momento no se convirtió en una fuerza independiente, y los trabajadores desarmados políticamente no pudieron cumplir el papel histórico de prevenir la restauración del capitalismo y evitar un golpe contrarrevolucionario. Luego el movimiento fue sujeto a su esquema clásico, con ningún partido político a la cabeza, el movimiento obrero se volvió ciego, especialmente en una situación de desintegración ideológica y organizativa de la dirección del partido comunista, y algunos líderes laborales y brigadas de trabajadores incluso fungieron inmediatamente como instrumentos de lucha de fuerzas sociales ajenas al movimiento obrero. Un nuevo grupo marxista y comunista en el Partido Comunista no pudo asumir el liderazgo del movimiento de huelga, y las protestas de los mineros en Kuzbass y Vorkuta, al final, ensillaron al grupo encabezado por Yeltsin. Esto determinó el destino de la Unión Soviética.

Fue entonces cuando apareció el Sindicato Independiente de mineros de la URSS (NPG), que determinó la creación sobre la base en los años 90 de los llamados "sindicatos libres" y se convirtió en una cadena de transmisión puramente liberal e incluso de ideas de derecha al interior del movimiento obrero para neutralizarlo y someterlo a las tareas de desmantelamiento completo de la economía planificada, la privatización, la reintroducción de la propiedad privada, etc.

El destino de los líderes del movimiento de huelga y minería de Kuzbass también es notable, muchos de los cuales, después del colapso de la URSS, tomaron lugares en las administraciones de empresas y corporaciones mineras privadas, es decir, ellos mismos se convirtieron en capitalistas o tomaron varios cargos en la administración local bajo Yeltsin. Como resultado, hubo una metamorfosis cuando las mismas "figuras ardientes" corrompidas del movimiento minero de todas las formas posibles suprimieron la huelga de sus camaradas ya en 1998, dirigida contra Yeltsin y sus planes de privatizar la industria.

Fuerte resaca tras la restauración del capitalismo y diferentes formas del movimiento obrero

En Kazajstán, el desarrollo del movimiento obrero tenía sus propias particularidades, pero también reflejaba las tendencias generales que tuvieron lugar en toda la URSS. Por un lado, con la participación activa de los centros comerciales occidentales, existe la creación de los mismos "sindicatos libres", cuyo liderazgo eventualmente apoyó los procesos de restauración del capitalismo, y por otro lado, está la formación de otras estructuras bajo la influencia de los comunistas y la izquierda, todas cuyas actividades se dirigieron contra los procesos de privatización, impago de salarios, reducción del nivel de vida y destrucción de la producción.

Las organizaciones de masas restantes del antiguo VTSPS soviético "Kazsovprof", transformadas en la Federación de Sindicatos de la República de Kazajstán, fueron principalmente desmoralizadas y ocuparon una posición de esperar y ver. Pero el proceso de privatización y la eliminación generalizada de empleos también los impulsó a mediados de la década de 1990 a intensificar las protestas, hasta 1997, hasta que estuvieron completamente bajo el control personal del presidente Nazarbayev.

A finales de los años 80, como en muchas repúblicas de la URSS, en Kazajstán apareció sobre la base de huelgas mineras masivas la primera Asociación de trabajadores libres, un grupo de sindicatos independientes de mineros (NPG), que se concentraron principalmente en las regiones centrales y en particular en la región de Karaganda. Sobre esta base, se crea la Asociación "Birlesu" (Unidad), que se transformó en 1994 en la Confederación de Sindicatos Libres de Kazajstán (KSPK).

Las secciones de KSPK se establecieron en cinco regiones, se formaron cuatro asociaciones industriales: la Asociación de personal de vuelo, la Unión de mineros de la República, la Unión de Trabajadores de la Salud, la Unión de Trabajadores de la Educación, así como 86 sindicatos de diferentes industrias y esferas. A principios de los años 90 la KSPK se convirtió en una Asociación verdaderamente alternativa, que en cierta medida influyó en la reactivación de las asociaciones sindicales individuales de la Federación de Sindicatos de la República de Kazajstán (FPRK - el ex VTSPS republicano), cuyos líderes han tomado una posición bastante activa en la protección de los intereses de los colectivos obreros.

Paralelamente, hubo una lucha y un movimiento obrero radical de izquierda de Kazajstán, que se convirtió en un bastión de los comunistas y de las fuerzas de izquierda. Fue creado sobre la base del movimiento obrero de Almaty, que surgió en 1990, que reunió a representantes de la mayoría de las empresas e instituciones de Almaty y que en realidad ya se convirtió en el coordinador y el centro de consolidación de las organizaciones obreras de todo Kazajstán. El 19 de julio de 1993, el Congreso fundador del Movimiento de Trabajadores de Kazajstán "Solidaridad" (RDKS). Este movimiento se implica en una serie de huelgas importantes y protestas de diferentes ramas en Almaty, Uralsk, Karaganda, Ust-Kamenogorsk y en el sur de Kazajstán a principios, mediados y finales de los años 90.

RDKS trabajó junto con activistas de base de KSPK y asociaciones de la rama de FPRK, tratando de crear un frente unido de trabajadores desde abajo en contra de los planes del gobierno de Akezhan Kazhegeldin, quienes aplicaron una política de privatización total, destrucción del sistema de seguridad social, en el marco de la llamada "terapia de choque". Un gran éxito de este trabajo fue la creación en 1995 del Comité de huelga republicano, organizado por las principales asociaciones industriales de la Federación de Sindicatos de la República de Kazajstán y las asociaciones regionales de la RDKS. El copresidente de RDKS Madel Ismailov fue elegido como vicepresidente del Comité.

El papel del partido comunista de Kazajstán (KPK), cuyos miembros no estuvieron de acuerdo con la decisión fraudulenta de cambiar el nombre del partido, debe enfatizarse en este caso. El 6 de diciembre de 1991, los comunistas celebraron su XIX Congreso (de restauración) del KPK en Almaty. Es digno de mención que en diciembre de 1991, es decir, desde el principio, el Partido Comunista restaurado de Kazajstán se opuso a la elección del presidente Nursultan Nazarbayev en elecciones no alternativas, así como desde el principio en contra de los planes de reformas de mercado y privatización masiva en el país.

Es el papel principal de los comunistas activos en la "Solidaridad" del Movimiento de Trabajadores de Kazajstán y definió su promoción militante y exitosa entre las ideas de trabajo sobre la necesidad de llevar a cabo una lucha política contra el gobierno para evitar los procesos de privatización masiva, cierre de producción y aumento del costo de los servicios públicos. Es característico que en esos años en la Mesa del Comité Central de KPK los miembros del movimiento laborista de Kazajstán fueran la mayoría. El cuerpo central de impresión del Comité Central de KPK fue el periódico "La vida obrera".

Sin embargo, las estructuras nacientes del movimiento sindical y los sindicatos se vieron socavadas por la destrucción de industrias enteras, principalmente ingeniería, metalurgia, metalurgia no ferrosa, plantas militares, así como gigantes de las industrias ligera y alimentaria. El proceso de surgimiento del capitalismo en Kazajstán estuvo acompañado por una desindustrialización masiva y una creciente represión, cuando en 1995, después de la disolución de los dos parlamentos, el país se convirtió en una República burguesa superpresidencialista, encabezada por Nursultan Nazarbayev. Fue un ataque selectivo contra la clase trabajadora soviética, es decir, contra las principales masas de trabajadores de habla rusa en las ciudades, que podría convertirse en la base de la oposición política.

La destrucción de la industria a gran escala, como resultado del colapso de la antigua economía nacional y la privatización masiva de 95-97 años, causó procesos de naturaleza socialmente catastrófica, como resultado de lo cual industrias enteras dejaron de existir, y varias miles de grandes empresas dejaron de existir. Esto condujo a la degradación de regiones enteras, la aparición de 60 pueblos fantasmas, el desempleo masivo, que alcanzó el 30% de la población en edad de trabajar del país (4 millones de trabajadores por cuenta propia en 1998), y la salida de aproximadamente 1,5 millones de personas, incluidas muchos trabajadores calificados y profesionales de diferentes nacionalidades. Estos procesos fueron acompañados por la eliminación de todas las garantías sociales, beneficios y la antigua legislación laboral soviética.

En la primera mitad de la década de 1990, Kazajstán, como todos los nuevos Estados, experimentó una profunda crisis económica. El PIB del país en 1992-1995 disminuyó en un promedio de 18.7% en comparación con 1991. La caída de la producción cubrió todos los sectores de la economía (cuadro 5. 1) (1). La producción de productos agrícolas en Kazajstán disminuyó un 28,8%, la disminución de la industria fue del 32% 6. Las razones de esta disminución catastrófica se debieron a la desintegración del país y la ruptura de la mayoría de los lazos económicos entre las repúblicas. En la década de 1990. La producción de carbón y electricidad ha disminuido significativamente (tabla 5.2), en gran parte debido a la recesión económica en Rusia y la transición en los acuerdos mutuos a la moneda fuerte, que era muy deficiente en los países. La salida de la población de habla rusa hacia Rusia y otras repúblicas se intensificó a principios de los años 90, lo que comenzó a finales de los años 80. En 1989-1996, ascendió al 7,9% de la población.

 

Tabla 5.1. Principales indicadores macroeconómicos de Kazajstán en 1991-1999, en % comparado a 1991

Esta fue otra razón del colapso de la industria en la primera mitad de la década de 1990. En 2000, el país tenía 1,5 millones de personas menos que en 1991 (cuadro 5.2). Al mismo tiempo, la proporción de pobres ha aumentado dramáticamente. En 1998, el 39% de la población tenía ingresos por debajo del nivel de subsistencia (2).

Esta disminución, por un lado, y la represión estatal, por otro, han asestado un duro golpe a todos los sindicatos avanzados y organizaciones de trabajadores en el país, muchos de los cuales también han dejado de existir. Este proceso fue facilitado por los errores y las acciones anti-laborales de los propios líderes sindicales, lo que llevó a desacreditar la idea de un movimiento obrero organizado y al renacimiento final de la parte superior de las asociaciones sindicales existentes en ese momento. Por ejemplo, en la estela de sentimientos anticomunistas y neoliberales entre algunos mineros, el liderazgo de la KSPK ha estado en estrecho contacto con el liderazgo de los sindicatos estadounidenses de la AFL-CIO desde 1992, y comenzó a promover las ideas de Despolitización de las organizaciones de trabajadores y apoyo a los experimentos de mercado del gobierno. Esto se reflejó en el apoyo abierto del líder de KSPK Leonid Solomin para la adopción por parte del gobierno de la nueva legislación de pensiones en 1996, que copió el modelo chileno de provisión de pensiones y destruyó el sistema de solidaridad en el país.

La inconsistencia y el rechazo de acciones ofensivas activas por parte del liderazgo de la KSPK, condujo al cierre de muchos sindicatos regionales, y los líderes de la Unión de mineros de la ciudad de Kentau fueron reprimidos. Esto llevó al hecho de que, a fines de la década de 1990, prácticamente todos los sindicatos de la Unión se habían convertido en pequeños grupos. La llegada de Siyazbek Mukashev, un amigo personal del presidente, que estaba interesado en controlar los sindicatos del país y evitar las protestas de los trabajadores, en 1997, cambió el equilibrio de poder en las antiguas asociaciones soviéticas del VTSPS, donde los más conservadores y interesados ​​en cooperar con las corporaciones transnacionales (TNC) y las autoridades finalmente se hicieron cargo.

Todos estos eventos han llevado a divisiones y a la exclusión de los activistas más activos y radicales de los sindicatos de base. Por lo tanto, por iniciativa del sindicato de trabajadores de la construcción de máquinas, que forma parte de la FRPK, el sindicato más avanzado de una gran planta de defensa "Metalist" en Uralsk fue liquidado en 2002, que entró en una lucha irreconciliable contra la privatización y destrucción de la empresa por parte del gobierno. En 2001, nueve sindicatos anunciaron su secesión de la FPRK, declarando que el liderazgo de la Federación estaba completamente desintegrado, su propensión solo a las actividades del mercado financiero sobre la base de la propiedad sindical y la usurpación del poder. Sin embargo, estos líderes sindicales no han podido crear una estructura alternativa. A principios de los años 90 hubo una división en la Unión de mineros del carbón. Cuando la mina de carbón y la acerería de Karaganda llegó en 1996 como resultado de la privatización en manos de las empresas transnacionales "Arcelor Mittal", y los 8 comités sindicales de las minas formaron su propio sindicato corporativo del Departamento de Carbón de "Korgau" ("Protección").

El sindicato de trabajadores del transporte automotor y la aviación civil encabezado por Murat Mashkenov, que abandonó la RPDC, junto con el diputado del Parlamento Serik Abdrakhmanov y el ex jefe de la KSPK Leonid Solomin creó en 2003 la Confederación del Trabajo de Kazajstán (KTK) . Pero esta Asociación no mostró la actividad y el espíritu de lucha hasta hoy. Los líderes del movimiento político de los trabajadores del RDKS estaban en prisión a fines de los 90 y principios de los 2000, y los activistas comunes fueron sometidos a represión y despidos masivos. En varios momentos bajo la pista de la represión y los arrestos se encontraban Yuri Vinkov, Madel Ismailov, Ainur Kurmanov, Saken Zhunusov, Anatoly Medvedev, Denis Danilevsky, Vladimir Karachev, Gennady Nikitin y muchos otros.

De hecho, en 2007, el movimiento había dejado de existir, al igual que varios sindicatos y organizaciones independientes. De hecho, la desindustrialización y la naturaleza de la economía extractivista de materia prima condujeron a la destrucción del antiguo –así llamado- "movimiento obrero soviético".

Nuevo auge del movimiento obrero en 2008-2011

La primera llamada para el inicio de un nuevo auge en el movimiento laboral en Kazajstán fue la huelga masiva de mineros de carbón carbón de Arcelor Mittal del Departamento de Temirtau en el otoño de 2006, que mostró que una nueva generación joven de la clase trabajadora y que ya estaba en las industrias extractivas, que estaban en manos de corporaciones extranjeras después del proceso de privatización masiva, estaban entrando en la arena. A fines de 2007, ya habrá otra huelga importante en el gigante para la extracción y fundición de cobre, zinc, oro, estaño y plata de la Corporación Kazaja, cuando los mineros de varias minas se niegan a salir a la superficie. Este modelo de materia prima del capitalismo determinará la naturaleza futura del nuevo movimiento obrero.

Es entonces cuando la idea de formar un nuevo centro sindical independiente comenzará a ganar popularidad en el entorno obrero juvenil. En realidad, es esta nueva generación de trabajadores de 20 a 30 años, que llegó a la producción después de la restauración del capitalismo y será la fuerza impulsora de las huelgas de masas posteriores e interesados ​​en el surgimiento de nuevas formas organizativas y políticas del movimiento obrero. Especialmente estas ideas se desarrollaron con el comienzo de la crisis de 2008, que se extendió del sector financiero al sector real de la economía y afectó a cientos de miles de trabajadores en diversas industrias, provocó una nueva ola de despidos, recortes salariales o impago de los mismos, así como un nuevo proceso de desindustrialización, es decir, la reducción de la producción y el cierre de empresas. Además, la explotación de los trabajadores en las empresas mineras ha aumentado. Esto llevó a la aparición desde abajo de nuevos grupos informales de iniciativa, comités de huelga y sindicatos independientes, que comenzaron a trabajar en su consolidación.

La verdadera oleada del nuevo movimiento obrero son las huelgas masivas y los discursos de los trabajadores petroleros de la región de Mangystau en el oeste de Kazajstán desde el otoño de 2008, que durante muchos años se convertirían en la vanguardia de todo el movimiento obrero. Lo más revelador y sorprendente fue la huelga de dos semanas de dos mil perforadores de "Burgylau" LLP, que exigieron la nacionalización de su empresa y su regreso a la empresa estatal. Luego, contra los líderes y activistas del sindicato independiente, se utilizaron fuerzas especiales de la KNB (NSC), pero debido a la resistencia activa y el apoyo de otros equipos en la industria, muchas de las demandas económicas de los huelguistas se cumplieron.

Sin embargo, debido a numerosas publicaciones en los medios de comunicación, el mismo eslogan de nacionalización y control obrero se está convirtiendo en el más popular en el entorno obrero y muy contagioso. Comienza a ser presentada por trabajadores en huelga a empresas en industrias completamente diferentes y al primer colectivo laboral de la planta de reparación de automóviles de Almaty durante la huelga de incautación en julio de 2009. A partir de este año, observando el considerable número de conflictos laborales, las huelgas de demostración de fuerza, la movilización callejera, la formación de grupos de acción y comités de huelga, para separarse de la Federación de sindicatos y Sindicatos "amarillos" de los cientos de trabajadores que se convirtió en un fenómeno significativo. De hecho, 2009 fue un año de reactivación de las formas organizativas del movimiento obrero, cuando varios grupos dispares de activistas obreros de diferentes regiones comenzaron a mostrar un deseo de unirse, y en Almaty se formó un centro de coordinación e información para facilitar este proceso.

El primer acuerdo sobre el trabajo en esta dirección se alcanzó en una reunión de activistas sindicales en mayo de 2009 en Almaty. En ese momento, se llegó a un acuerdo sobre el establecimiento de un centro de información permanente para promover el movimiento obrero y sus propios recursos de información. En 2009, el centro creado, que fue organizado por los socialistas y la izquierda, organizó y realizó campañas de solidaridad con huelgas y actuaciones en la planta de reparación de automóviles de Almaty, AZTM, LLP "Burgylau", la huelga de hambre de los trabajadores petroleros "Ozenmunaigaz" en noviembre, apoyó la lucha de los científicos contra la privatización del Instituto de investigación y los trabajadores de la fábrica de azúcar Karabulak, así como los trabajadores de la Planta Mecánica de mayo, que se enfrentaron con el Banco ATF.

A finales de febrero de 2010 en Almaty, representantes de sindicatos individuales independientes de la KSPK, representantes de las células de base de la FPRK, líderes de nuevos grupos y organizaciones sindicales, así como el movimiento para ayudar a los trabajadores en la lucha sus derechos de Almaty, Taldy-Korgan, Ust-Kamenogorsk, Semipalatinsk, Pavlodar, Kostanay, Kokshetau, Shymkent, Taraz, Karaganda, Dzhezkazgan, Aktau y Aktobe celebraron su segunda reunión, donde se decidió establecer un Comité organizador del sector intersectorial republicano. El comité organizador estaba formado por 47 personas, incluidas figuras conocidas del movimiento obrero.

Finalmente, el 27 de noviembre de 2010 en Almaty en el salón del hotel "Eurasia" se celebró la conferencia constituyente sobre la creación de nuevos trabajos de la Asociación Republicana "Unión de trabajadores de los sectores industriales, públicos y de servicios "Zhanartu", a la que asistieron cientos de delegados de 13 regiones. En particular, llegaron líderes y activistas de Aktau, Aktobe, Taraz, Shymkent, Pavlodar, Petropavlovsk, Kostanay, Kokshetau, Karaganda, Dzhezkazgan, Ust-Kamenogorsk, Semipalatinsk, la región de Almaty y la capital más al sur. Representantes de sindicatos independientes del país, como la Confederación del Trabajo de Kazajstán (KTK), la Asociación de sindicatos independientes "ODAK", así como representantes de sindicatos de grandes fábricas de Almaty vinieron a apoyar el evento.

En su declaración, los participantes de la conferencia declararon lo siguiente: "El núcleo ideológico y la nueva estrategia de los sindicatos deberían basarse no solo en los problemas de aumento de salarios y condiciones laborales, sino también en la lucha por cambiar la correlación de fuerzas entre las clases sociales, por cambiar el curso socioeconómico del país, por el retorno al estado de las empresas y minas de la industria minera en manos de Arcelor Mittal Temirtau (AMT), la Corporación kazaja, Kazzinc, el grupo euroasiático, como el la única forma de preservar la producción, la modernización técnica y la protección laboral efectiva. La revisión y cancelación de los contratos de uso del subsuelo con compañías petroleras extranjeras es un requisito de los trabajadores de las industrias extractivas, y la consigna de nacionalización y control laboral se ha popularizado entre el público en general y a la vanguardia está la necesidad de devolver todas las garantías y derechos sociales atacados por el gobierno en los años 90 "(3).

 

Este evento fue el más importante en la reactivación del movimiento obrero, ya que el nuevo sindicato intersectorial estableció las tareas ofensivas de los trabajadores. Los objetivos principales del nuevo centro sindical fueron la creación de estas organizaciones de trabajadores formadas desde abajo, la asistencia en la autoorganización de los trabajadores que se han embarcado en el camino de defender sus derechos y hacer campaña por la necesidad de unir a los trabajadores. Otro punto en la consolidación de varias organizaciones es la tarea de coordinar esfuerzos y presentar requisitos uniformes para el gobierno y para los empleadores (programa de lucha), la organización de campañas de protesta republicanas (huelgas regionales, manifestaciones, piquetes, manifestaciones y reuniones y como el más alto forma - una huelga general).

Esto significó la formación de una nueva estrategia y tácticas del movimiento obrero, que se basarán en formas de acción ofensivas radicales. Y además de llegar a acuerdos en forma de convenios colectivos y acuerdos industriales, se trataba de este tipo de huelgas que elevarían a los trabajadores para luchar por la revisión de los resultados de la privatización y la invasión de los derechos de propiedad de las grandes corporaciones.

En el material de los organizadores del nuevo movimiento sindical estaba escrito: "La formación de nuevos sindicatos se realiza de acuerdo con el siguiente esquema. Al principio, hay un proceso semi-subterráneo de autoorganización, y en la segunda etapa existe una interferencia abierta en el derecho de propiedad privada, es decir, el eslogan de revisar los resultados de la privatización, la nacionalización y el control obrero, pero no desde una perspectiva formal esquemática, e invirtió en él el significado del control de los miembros de la base para las actividades de la gestión empresarial, la distribución de beneficios, contratos, asignación de fondos para renovación de equipos y desarrollo de producción "(4).

El siguiente paso después de la formación de un nuevo sindicato intersectorial fue la creación de una Asociación política frente al Movimiento Socialista de Kazajstán el 7 de mayo de 2011, creada con la participación activa de comunistas, líderes y activistas de los sindicatos y movimientos sociales. En la conferencia de fundación en Almaty, sus organizadores declararon abiertamente la creación de un partido de trabajadores de masas en la plataforma socialista para no solo contrarrestar la contrarrevolución y las fuerzas de reacción, sino también para tomar el poder para cambiar todo el curso socio-económico y político del país.

En muchos sentidos, estos eventos en forma de un nuevo centro sindical y el Movimiento Socialista de Kazajstán predeterminaron el programa y los objetivos de la huelga masiva de trabajadores petroleros en la región de Mangystau y Zhanaozen en 2011, que fue un colapso viviente de las fuerzas de clase en el país y se convirtió en el eslabón más alto en la evolución de la conciencia política de los trabajadores.

Zhanaozen

De hecho, mirando hacia atrás, podemos aplicar a este ataque epítetos como: heroico o grandioso, ya que es la primera vez que realmente sacudió los cimientos del sistema actual en Kazajstán, establecido después de la destrucción de la URSS y planteó problemas de propiedad y poder. Desde 2009, los trabajadores de diferentes regiones han exigido la nacionalización de la producción en sus huelgas, pero es en la región de Mangystau donde este requisito ha pasado por toda la huelga de principio a fin.

Los colectivos han languidecido y continúan languideciendo bajo la opresión del capital extranjero, que es bárbaro y depredador que saca de las entrañas de la tierra millones de toneladas de petróleo, gas y minerales no contabilizados. Al mismo tiempo, después de numerosas optimizaciones, las tasas de producción aumentaron significativamente y los salarios cayeron debido a multas y el incumplimiento de los planes, y los propios trabajadores se vieron obligados a trabajar con equipos soviéticos o chinos obsoletos y desgastados. Las enfermedades profesionales y la muerte de los trabajadores en el lugar de trabajo se han convertido en la norma.

Esto es especialmente cierto en el caso de las empresas y gerentes chinos que han tenido influencia en las sucursales de la empresa supuestamente nacional "KazMunayGas", en particular en JSC "MangistauMunaiGas", JSC "Karazhanbasmunaigaz", PF "Ozenmunaygaz" y otros. Especialmente fuertemente por numerosas optimizaciones y transformaciones que los trabajadores de las empresas auxiliares sufrieron entonces y sufren ahora. Fueron retirados de la producción primaria y transformados en supuestamente autoservicio también. Como en 2011, son los trabajadores de estas empresas de reparación y perforación los que ahora están a la vanguardia de la lucha de los trabajadores petroleros, que buscan la nacionalización de sus empresas bajo el control de los colectivos laborales.

Otro punto importante fue y sigue siendo la lucha por los sindicatos. Por lo tanto, el requisito de libertad de asociación se ha convertido en uno de los más importantes y, de hecho, desde que comenzó la huelga en los campos petroleros y las empresas de JSC "Karazhanbasmunaigaz". El enfrentamiento comenzó cuando los gerentes chinos liderados por Yuan Mu no reconocieron los resultados de la conferencia extraordinaria de informes y elecciones en marzo de 2011, en la que los trabajadores retiraron del puesto de Presidencia al protegido del empleador.

Las compañías de seguridad cerraron la oficina, efectivo y documentos del sindicato de JSC "Karazhanbasmunai", y los miembros del sindicato comenzaron ataques armados de bandas contratadas. Como quedó claro, los bandidos se conectaron con funcionarios de la administración regional y a través de golpes y amenazas con armas de fuego directamente en el territorio de embarcaciones cuidadosamente protegidas (!) exigieron a los miembros del sindicato que abandonaran los resultados de la conferencia.

En respuesta, los equipos de turnos de abril comenzaron a declarar huelgas de hambre masivas en los campos con el requisito de detener de inmediato el terror contra sus camaradas, a uno de los cuales le quemaron su casa. Desde el 9 de mayo, todas las empresas de JSC "Karazhanbasmunaigas" comenzaron una huelga indefinida, que en dos semanas se extendió a las empresas de PF "OzenMunaiGas", donde inmediatamente presentaron el requisito de nacionalización no solo de las empresas de servicios, sino también de toda la industria minera del país.

Por supuesto, al principio la batalla comenzó debido a la falta de pago de los coeficientes y en torno a los requisitos de cambiar el sistema de remuneración, pero con la creciente represión y los intentos de atacar a los empleados estatales en huelga, el contenido de la huelga está fuertemente politizado. El catalizador de esto fue el arresto a fines de mayo del abogado del sindicato de JSC "Karazhanbasmunaygas" Natalia Sokolova a solicitud del gerente chino Yuan Mu, cuando fue acusada de organizar "reuniones sindicales ilegales" e "incitación a la discordia social". Una semana después, el líder de los trabajadores de PF "OzenMunaiGas" Akzhanat Aminov fue arrestado por los mismos cargos.

Después de una serie de despidos de activistas, los huelguistas iniciaron una salida masiva del partido gobernante "Nur-Otan", donde fueron registrados por la administración de empresas, y también presentaron una demanda para aumentar los salarios a los maestros y médicos de Zhanaozen en un 60% y la liberación inmediata de sus líderes arrestados. Luego formaron varios lugares permanentes de Asamblea de los trabajadores: la estación de autobuses en Aktau (capital regional), luego el área de la oficina de JSC "Karazhanbasmunaigaz" en el mismo Aktau, así como empresas en los campos de PF "Ozenmunaygaz", donde continuó una huelga de hambre indefinida. En el tiempo subsiguiente desde julio, las principales reuniones diarias masivas ya se llevaron a cabo en la plaza central de la ciudad de Zhanaozen, a 100 kilómetros del centro regional.

En general, esta huelga duró casi ocho meses, y pudo resistir por mucho tiempo solo porque recibió el apoyo de la población local, los trabajadores de los colectivos laborales vecinos, que constantemente recaudaban fondos para el Fondo de los huelguistas. A pesar de que se desató el terror contra los líderes de los trabajadores, que mataron a dos personas en el verano de 2011, muchos fueron golpeados y heridos, las casas de varios miembros del Comité sindical del PF "OzenMunaiGas" fueron quemadas, la carpa del campamento de los hambrientos en el territorio de esta empresa fue destruido por la policía, la huelga no solo no se detuvo, sino que también recibió nuevos impulsos.

En esta situación, era obvio que a nivel internacional y en la CEI, los huelguistas cuentan con el apoyo exclusivo de partidos y organizaciones comunistas y de izquierda, y fue sorprendente observar el silencio absoluto de los centros sindicales internacionales e incluso de los líderes del KTR contra tal ataque masivo en el oeste de Kazajstán. Es posible que esto haya desempeñado un papel de presión sobre las compañías petroleras, cuando en las profundidades de los dirigentes sindicales de la misma Confederación Internacional de Sindicatos (CSI), los trabajadores en huelga intentaron presentarse en forma de "extremistas" y "maoístas".

El hecho de que los trabajadores pudieron continuar la lucha en la situación de arresto de los líderes, promovieran desde su entorno la segunda ola de líderes, por el contrario habla de una base de clase seria de todo el movimiento. Los trabajadores y los residentes locales no permitieron que las autoridades trataran de dividir a las personas por motivos étnicos y el principio de asentamiento, ya que los empleadores acusaron a los oradores ​de instigar huelgas como inmigrantes de repúblicas vecinas.

El punto de inflexión final en el estado de ánimo de los trabajadores en huelga tuvo lugar en octubre - noviembre, entre los cuales prevalecieron los partidarios de la autoorganización y la participación independiente en la lucha política, que apoyaron el programa político de SMK y el sindicato "Zhanartu". En noviembre, se formó un nuevo Comité Obrero Único en Zhanaozen en una reunión de huelguistas y representantes de todos los campos y empresas vecinas de la región, que dio un curso completamente diferente.

 

Inmediatamente en la reunión, se adoptó un llamamiento a los trabajadores de otras industrias extractivas y regiones para apoyar su huelga, la idea de crear una nueva Federación unificada de sindicatos de clase independiente de los empleadores y las autoridades, se formó su propio partido político. En el futuro, se expresó desconfianza a todos los partidos políticos existentes en ese momento y un boicot a las elecciones parlamentarias, que se celebrarían el 15 de enero de 2012.

Hubo un intento de nominar candidatos independientes para elecciones a Maslikhats locales entre los petroleros en huelga, a quienes simplemente no se les permitió participar en la campaña. Se emitieron varios tipos de folletos, se distribuyeron numerosas papeletas de socialistas y otra literatura. Se estableció la cooperación con los trabajadores de todos los campos y empresas de la región. Se crea el propio servicio de prensa.

Después de la formación del Comité, un mes antes de la ejecución, se llevó a cabo una conferencia extendida de Skype de representantes del Comité de trabajo con la participación de grupos de izquierda y sindicales de otras regiones del país, donde el tema de celebrar un mitin en diciembre 16 con demandas al gobierno y pidiendo una expansión de la huelga fue discutida. El proyecto de resolución posterior incluyó un llamado a una huelga política general que exigía la renuncia del Presidente y el gobierno.

El mismo día, se planificaron piquetes y acciones de solidaridad en diferentes países del mundo, y se enviaron representantes del Comité de trabajo a las regiones vecinas. Lo único que muchos no pudieron imaginar es que las autoridades pueden y están dispuestas a disparar contra trabajadores petroleros desarmados, residentes comunes de la ciudad y jóvenes que vinieron a apoyar a los huelguistas. Aunque en octubre-noviembre de 2011, el Ministerio del Interior y el Ministerio de Defensa de Kazajstán ya realizaron ejercicios "antiterroristas" en la región, que ya se estaba preparando para la masacre.

Como resultado, del 16 al 17 de diciembre, una huelga petrolera y un movimiento de masas en apoyo de la población local fue ahogado en sangre por los disparos abiertos contra manifestantes, arrestos masivos de activistas, la introducción de la policía de las fuerzas especiales y la brigada marina del Ministerio de defensa, totalmente equipados con armas americanas y preparado por asesores del Pentágono. Esta fue una manifestación de terror abierto por parte de la dictadura burguesa.

A pesar del tiroteo, una huelga general programada se apoderó de toda el área y duró hasta 5 días. La estación de ferrocarril de Shetpe en la noche del 17 de diciembre en protesta contra el tiroteo bloqueó el tráfico, causando que la policía antidisturbios les disparara. Como resultado de lo que, según datos oficiales, se perdió la vida de un bombero que había pasado al lado del grupo de manifestantes. Pocas personas escriben, pero el día después de la ejecución el 17 de diciembre, en Alan (plaza) en Zhanaozen, llegaron cinco mil personas, sin temor ante la amenaza de nuevas ejecuciones y arrestos.

Los trabajadores petroleros de Zhanaozen por su forma de autoorganización en el Comité de trabajo, disciplina, programa desarrollado de requisitos y acciones, convocan a una huelga política general, mostraron un ejemplo y la forma en que todos los trabajadores de Kazajstán deberían moverse. Es capital y experiencia de clase adquirida en el movimiento de la clase trabajadora del país, y le gustaría utilizarla y ponerla en práctica, cuando la nueva crisis social y política madure.

La importancia revolucionaria del desempeño del movimiento obrero en la región de Mangystau es difícil de sobreestimar, se ha convertido en un modelo y un ejemplo y por primera vez formuló los objetivos políticos de todo el movimiento obrero de Kazajstán. Zhanaozen se convirtió en un prototipo de la futura revolución de Kazajstán. La huelga también dio un impulso sin precedentes a la actividad del movimiento obrero, incluso después del tiroteo, que fue otra prueba de la fractura de la conciencia de los trabajadores. Entonces, en mayo de 2012, ¡no menos dramático que con estas huelgas fueron los mineros de la Corporación "kazajos", que lograron un aumento salarial del 100 por ciento!

Eco de represión y reacción

Según sindicatos independientes, activistas obreros y residentes locales, más de 70 trabajadores fueron asesinados y más de 500 heridos en el tiroteo del 16 al 17 de diciembre de 2011, y solo 15 fueron asesinados según la versión oficial. Sin embargo, en el futuro, los activistas obreros y los residentes locales encontraron tumbas sin nombre en cementerios abandonados, y algunos soldados de la brigada marina compartieron con periodistas de la revista "Adam" el hecho del entierro de cadáveres en el mar Caspio.

Zhanaozen se convirtió durante unos meses en una ciudad ocupada, donde se introdujo la ley marcial, donde miles de personas fueron arrestadas y ubicadas en "puntos de filtración", y más simplemente en garajes, instalaciones de producción, sótanos de edificios administrativos, como el Departamento de Policía y la cárcel fueron embalados hasta su capacidad. Todos sufrieron palizas y torturas. Las personas también fueron arrestadas después del tratamiento en hospitales con heridas de bala e incluso sacadas directamente de las camas de los hospitales. La magnitud del terror y el robo de la población local y los trabajadores por numerosas unidades OMON de diferentes regiones, unidades de tropas internas e incluso la brigada marina del Ministerio de defensa de Kazajstán, es asombrosa.

En dos semanas, todas las figuras principales y participantes activos de la huelga fueron arrestados y torturados. Al final, ante la corte en abril de 2012 comparecieron 37 de los trabajadores líderes y activistas de Zhanaozen y Shetpe, entre ellos figuras tan conocidas como Maksat Dosmagambetov y Rosa Tuletayeva, y en el proceso judicial se descubrieron numerosas instancias de daños físicos, violencia por parte de interrogadores sobre los detenidos con el objetivo de obtener la evidencia necesaria. Esto se dijo por casi todos los acusados, pero lo reveló primero el joven trabajador Alexander Bozhenko, sin embargo, luego de unos meses fue asesinado por personas desconocidas.

Como resultado de la campaña de solidaridad internacional, en la que una gran cantidad de partidos y sindicatos, incluida la Federación Mundial de Sindicatos y PAME, participaron activamente, 13 de 37 activistas de trabajadores fueron condenados a diferentes penas de prisión. En el propio Zhanaozen, se realizaron dos huelgas políticas durante el juicio, exigiendo la liberación de todos los arrestados. Sin embargo, a pesar de cierta flexibilización, la represión política en el país se lanzó a plena capacidad, lo que resultó en unos años en que se cerraron todos los partidos de oposición, incluido el partido comunista más antiguo de Kazajstán, cerró todas las publicaciones independientes y bloqueó cientos de Recursos de Internet, incluidos todos nuestros sitios.

Varios activistas SMK y "Zhanartu" también han sido objeto de hostigamiento, despidos y represión, los principales líderes debido a la amenaza de arresto se vieron obligados a abandonar Kazajstán. El copresidente de SMK y Zhanartu, el minero del carbón Tahir Mukhamedzyanov, fue encontrado muerto en junio de 2012 en su departamento en la ciudad de Shakhtinsk antes de la huelga de los mineros. Muchas organizaciones y asociaciones asociadas con nosotros también fueron liquidadas por el tribunal. En el momento de la escala de represión y el declive del movimiento obrero se encontraban entre los sindicatos y las organizaciones políticas y los traidores que acudieron al servicio del régimen.

Además de la represión, el presidente y los representantes de las corporaciones mineras plantearon la cuestión de la destrucción total real de los sindicatos en el país. Luego, después de Zhanaozen para las autoridades, quedó claro que los sindicatos regionales en el campo y el liderazgo de la Federación de Sindicatos de la República de Kazajstán (FPRK) no pueden controlar la situación en la fuerza laboral ni influyen ya más en el curso de huelgas.

Estas estructuras de base de los sindicatos oficiales como resultado de las protestas gradualmente comenzaron a capturar a los activistas de base. Y esta tendencia continuó incluso después del tiroteo en Zhanaozen en 2012 y en 2013. El papel de los grupos de iniciativa y los nuevos sindicatos clandestinos, que se politizaron al enfrentar la oposición de los empleadores, que atrajeron a las agencias de seguridad para reprimir las protestas, aumentó en todas partes.

Por lo tanto, el gobierno decidió adoptar en 2014 una nueva ley "sobre sindicatos", que viola muchos convenios y convenios internacionales firmados por el gobierno de Kazajstán, y que complementa el mismo Código Laboral discriminatorio, que fue adoptado en 2015. En virtud de esta ley, ya no es posible crear nuevas asociaciones de trabajadores independientes de los empleadores, y más de 600 sindicatos locales han sido cerrados por los tribunales.

En 2017, el año en que la ley se convirtió en la base para la eliminación de la Confederación de Sindicatos Independientes de la República de Kazajstán (KNPK), las últimas empresas independientes, por motivos formales, supuestamente debido a que la Asociación de Comercio no pudo confirmar su estado republicano. Por otra parte, con pruebas fabricadas la dirigente Larisa Jarkov fue condenada por cuatro años y medio. Por su participación en una huelga de hambre masiva de trabajadores petroleros contra la decisión del tribunal sobre la eliminación de KNPK, fue arrestado y sentenciado a dos años de prisión los líderes de la Unión independiente del petróleo Amin Yeleussinov y Nurbek Kuchukbaev. Este último fue condenado por llamar a una huelga ilegal.

Fue solo después de una campaña de solidaridad internacional que estos líderes sindicales fueron puestos en libertad condicional con una prohibición de las actividades sociales y sindicales, 64 activistas sindicales despedidos por participar en una huelga de hambre, contra quienes se otorgaron multas multimillonarias por causar "daños" al empleador, y no fueron readmitidos. El Código Penal contiene un paquete completo de artículos que persiguen la participación y organización de huelgas ilegales, la creación de partidos y sindicatos no registrados, convocatorias de huelgas ilegales y participación en reuniones sindicales no autorizadas.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha preparado y enviado al gobierno de Kazajstán un Memorándum, así como muchas regulaciones que condenan la ley discriminatoria que viola los derechos de los sindicatos y contradice los convenios y convenios internacionales firmados por Astana. El Memorándum y los documentos posteriores se referían explícitamente al establecimiento de estructuras de monopolio del movimiento sindical en la República y a la eliminación del derecho de los trabajadores a formar sus sindicatos.

En sus llamamientos, la Federación Sindical Mundial (FSM) y la Confederación Sindical Internacional (CSI) protestaron por la adopción de una nueva ley sobre sindicatos. Su queja ante la OIT envió la nota de un sindicato de trabajo "Zhanartu", que desde 2009 se le niega constantemente el registro estatal, así como la Confederación de Sindicatos Independientes de la República de Kazajstán.

El propósito económico de adoptar una nueva legislación anti-laboral también resultó en la reducción del costo laboral en el país y recortes en los beneficios sociales, y también en la prevención de huelgas y la creación de sindicatos independientes. Esta es una demanda urgente de las grandes empresas mineras, así como el deseo de las autoridades de evitar la resistencia organizada a estos procesos y una nueva privatización masiva, y se ha adoptado una nueva ley, que introduce un monopolio sobre las actividades sindicales en la que solo se seleccionan cuidadosamente las organizaciones colaboracionistas. Además, las autoridades, junto con los servicios especiales, incluso recurrieron a la creación de organizaciones pseudo-sindicales, enviándoles a sus empleados.

Llama la atención la evidente falta de profesionalidad de quienes llevan a cabo la "reforma sindical". En los últimos 3-4 años, Nazarbayev ha cambiado por completo el liderazgo de la Federación de Sindicatos de la República de Kazajstán tres veces. Entre los nombrados no solo se encontraban trabajadores sindicales experimentados, sino que, en general, los relacionados con los sindicatos. Los gerentes de las compañías y funcionarios de la reserva actual de servicios especiales llegaron al lugar de los ex jefes.

En este momento, debido a los numerosos requisitos de la OIT, el gobierno de Kazajstán junto con las organizaciones títeres progubernamentales presuntamente iniciaron un debate sobre las enmiendas a la ley "sobre los sindicatos", que de hecho es una imitación y preparación de enmiendas que no cambiarán la esencia y no permitirán que los empleados creen sus propias organizaciones.

Como resultado, ahora en la situación de la prohibición real de las actividades sindicales y el derecho a realizar huelgas y reuniones, los trabajadores pudieron crear nuevas formas frente a grupos de iniciativa que preparan ilegalmente huelgas supuestamente "espontáneas" o "espontáneas". Ejemplos llamativos son las huelgas masivas de mineros de la Corporación kazaja y mineros de Arcelor Mittal Temirtau en noviembre-diciembre de 2017, que lograron un aumento salarial del 70% y 30%, respectivamente, sin ningún sindicato.

Por el contrario, su huelga estuvo acompañada de una feroz lucha contra los sindicatos corporativos existentes bajo el control de las autoridades y los empleadores. En este caso, el gobierno simplemente temía la introducción de tropas y policías, especialmente en las minas, y se vio obligado a hacer concesiones en el contexto de un fuerte apoyo a la huelga por parte de los residentes locales y los empleados de las empresas vecinas.

En contraste con estas acciones de los trabajadores, el actual gobierno de Bakytzhan Sagintayev emitió un decreto especial en enero de 2018 "sobre la aprobación del Plan de acción para la prevención y resolución de conflictos laborales para 2018-2020", en el que las organizaciones de empleadores, junto con los sindicatos oficiales existentes están involucrados en la creación de un sistema para identificar a los instigadores y organizadores de huelgas (5). De hecho, los "sindicatos" existentes se están convirtiendo en una herramienta para crear un sistema de información, vigilancia y control sobre los colectivos laborales y ahora son percibidos por los trabajadores como sus enemigos.

Esto, por un lado, es un nuevo golpe para los trabajadores, y por otro lado, por el contrario, priva completamente a los "sindicatos" títeres de cualquier apoyo e influencia entre los trabajadores, lo que necesariamente afectará el nuevo aumento del movimiento huelguístico en el futuro cercano.

La naturaleza política del régimen que restauró el capitalismo y su sepulturero

Toda la historia moderna de Kazajstán muestra que la restauración del capitalismo solo podría ocurrir a través de una dictadura burguesa abierta, cuyos creadores activos fueron los ex líderes del partido que se convirtieron en parte de la nueva clase.

El régimen político que contribuyó a la restauración del capitalismo no puede existir de ninguna otra manera. La consolidación de la clase dominante y la implementación del gobierno burgués no se lleva a cabo a través de la competencia de los partidos políticos sistémicos dentro del marco de la democracia formal y el principio de separación de poderes, sino a través del liderazgo directo del súper árbitro, quien él mismo es un gran capitalista.

En nuestras condiciones, el capitalismo monopolista es un proceso constante de concentración de activos y finanzas en manos de un pequeño grupo gobernante de la familia del presidente y los oligarcas más cercanos. Así, el capital monopolista estatal se personifica y es difícil separarlo del poder, ya que representa una sola máquina bajo el control manual de un "Caudillo", es decir, el autoproclamado "líder de la nación".

Dicha consolidación del poder crea condiciones favorables increíbles para el mayor desarrollo del capitalismo y la maximización de las ganancias por parte de las empresas transnacionales y nacionales, y hace posible desmantelar el sistema social de proveer a las masas, suprimido por la represión y la prohibición real de los sindicatos y las huelgas.

La corrupción total y la malversación del ingreso nacional se convierte en un lubricante necesario para el funcionamiento de esta máquina, destinada a bombear recursos naturales y la explotación de la mano de obra local. De hecho, Kazajstán ha sido y sigue siendo un campo de pruebas experimental para las reformas más odiosas y antipopulares. Y solo entonces, después de un período de tiempo completo, estas reformas se implementaron en otros países de la CEI y, en particular, en Rusia.

Por ejemplo, las reformas relacionadas con la privatización de la vivienda y los servicios comunales en 1994, la transición a un sistema de pensiones de capital privado bajo el modelo chileno con un aumento en la edad de jubilación en 1996, la comercialización de medicamentos y educación, así como la masiva privatización de industrias estratégicas y la participación de empresas extranjeras y especialmente occidentales en la industria extractiva.

Estas transformaciones de mercado en la economía, como vemos, no solo coexistieron, sino que se llevaron a cabo más rápidamente bajo el gobierno autoritario y en el marco de las repúblicas burguesas superpresidenciales. En realidad, no podría ser de otra manera. La imposición del capitalismo y las reformas radicales del mercado en Kazajstán, de hecho, como en otras repúblicas de la URSS, solo podría ocurrir en condiciones de dictadura burguesa.

No es de extrañar que Margaret Thatcher calificara al ex primer secretario del partido comunista de Kazajstán como su mejor estudiante entre los presidentes de las antiguas repúblicas soviéticas. Por lo tanto, el capital occidental necesitaba esta dictadura presidencial burguesa en Kazajstán en la persona del plutócrata Nazarbayev para romper decisivamente los elementos de la economía planificada y el sistema de seguridad social y abrir el acceso a la riqueza del país.

Es por esto que el Consejo Supremo de Kazajstán, el Parlamento más democrático en la historia de Kazajstán moderno, se disolvió en noviembre de 1993 y la primera Constitución fue arrojada a la basura. El entonces cuerpo de diputados, formado por "directores rojos" y populistas, podría ralentizar claramente el proceso de reformas de mercado y la redistribución de la propiedad.

Ahora el régimen de la República superpresidencialista, formado sobre la base de la Constitución de 1995, llegó a su conclusión lógica y se creó en la superestructura del modelo extractivista de materia prima un sistema de poder dinástico capitalista de Kazajstán, protegido por el nuevo cuerpo Supremo: el Consejo de seguridad, que se eleva sobre todas las ramas del poder.

El eventual establecimiento de una sucesión dinástica del poder y una nueva monarquía en la línea de las monarquías árabes del Medio Oriente en Kazajstán no contradice, sino que incluso contribuye, al desarrollo contemporáneo del capitalismo. También es indicativo de que el imperialismo hizo la vista gorda ante la masacre de los trabajadores petroleros, está claro por el hecho de que Kazajstán firmó un acuerdo de cooperación económica con la Unión Europea en diciembre de 2015, y Estados Unidos considera que el régimen actual es su socio estratégico en la región de Asia Central.

El único obstáculo en el camino de esta dictadura es el movimiento obrero del país, cuya resistencia está tratando de romper a los representantes de la clase dominante durante todos estos años desde el surgimiento de Kazajstán "independiente". Y a pesar de las represiones y derrotas, este movimiento y las nuevas generaciones de la clase obrera han adquirido una experiencia política única en el espacio postsoviético a través de una lucha sangrienta y han establecido tradiciones de lucha de primera clase.

Por supuesto, se convertirán en la base para la posterior reactivación del movimiento obrero, la creación de sindicatos de clase y la transformación revolucionaria de la conciencia de los trabajadores. Nuestra tarea como comunistas no es solo promover esto y el proceso de su auto-organización, así como la lucha por los derechos y libertades democráticas básicas, sino también armar a estos trabajadores despiertos con un programa para derrocar el capitalismo restaurado y establecer un nuevo régimen político que establece la tarea de las transformaciones socialistas.

En esta situación de lucha contra la dictadura, hay una lucha no solo contra gobernantes específicos, sino la lucha contra todo el sistema socioeconómico establecido en Kazajstán a principios de los 90. Esto implica el desarrollo sobre la base de la experiencia internacional de los comunistas y el movimiento sindical de tácticas efectivas de lucha sin ninguna "etapa de transición" especial o algunos períodos "democrático-burgueses", lo que en la práctica debería significar el rechazo de cualquier bloque con la oposición o grupos liberales burgueses dentro de la clase dominante. Por el contrario, se basa solo en aliados de clase, como las masas de trabajadores independientes, agricultores, estudiantes y jóvenes desempleados, pensionistas y otros grupos de trabajadores que reconocen y comparten la plataforma socialista.

Notas

1. Fuente: 15 años del NIS (1991-2005). Stat. M]: Stat. Committee of the CIS. 2006.

2. Fuente: 10 años del CIS (1991-2000). Stat. sat MGSC CIS. M., 2001; CIS 2010 Stat. sat MGSC CIS. M., 2011. Agencia Estadística de la República de Kazajstán

3. Fuente: Sitio web del Movimiento Socialista de Kazajstán http://socialismkz.info/?p=

4. Fuente: Sitio web del Movimiento Socialista de Kazajstán http://socialismkz.info/?p=

5. Fuente: Resolución del gobierno fechada el 10 de Enero de 2018

Sobre la aprobación del Plan de Acción para la prevención y resolución de conflictos laborales para el 2018-2020

AAA

El gobierno de la República de Kazajstán DECIDE:

1. Aprobar el Plan de acción adjunto para la prevención y resolución de conflictos laborales para 2018 - 2020 (más adelante, el Plan de acción).

2. Organismos ejecutivos centrales y locales, la Cámara nacional de empresarios de la República de Kazajstán "Atameken", organizaciones industriales, cámaras regionales de empresarios (por acuerdo), asociaciones nacionales, sectoriales, territoriales de sindicatos (por acuerdo):

1) Asegurar la implementación oportuna del Plan de acción;

2) Dos veces al año, antes del 15 de enero y 15 de julio, al final del semestre, para presentar información sobre la implementación del Plan de acción al Ministerio de trabajo y protección social de la población de la República de Kazajstán.

3. Para uso oficial.

4. Esta resolución entrará en vigencia al vencimiento de diez días calendario después de la fecha de su primera publicación oficial.

Primer Ministro

Republica De Kazajstán

 

Colaboradores